Miércoles, 25 Noviembre 2020 09:54

Álbum Colores

Written by Rick Trejo

Algunos temas son crudos y polémicos, aunque necesarios para la industria musical mexicana, que no ha sido tan crítica fuera del rock y el rap.

Hay algo tan fascinante en los artistas nuevos que a las personas aficionadas a la música les entra un impulso inmediato por escuchar con atención cada canción de las personas que no figuran en las listas populares, y eso es debido a que lo más probable es que te encuentres con algo nuevo y para nada genérico si escarbas entre el repertorio de personas poco distinguidas. Y la verdad no sé si este desenfreno sea siempre porque —finalmente— entre tantos sonidos similares que hemos escuchado (a lo largo del último par de años) exista la posibilidad de que un cantante nos dé una propuesta diferente. Algo fresco.

Lamentablemente Colores —el primer álbum en solitario de Alem Nuñez, un cantante mexicano de 25 años que nos ha brindado un disco en donde el rock y el pop se mezclan de manera extraordinaria con el género alternativo— no nos va a dar una experiencia renovada ni tampoco única. Explicando mejor: “Colores” es un álbum cuyos sonidos se pueden perder fácilmente entre otras canciones del mismo género. Y es que la duración del disco se compone únicamente de 8 canciones, demasiado corto como para hacer un análisis a profundidad sobre el sonido del artista, tirando más a un formato de EP.

No obstante, he de decir que Woman (una canción que hace a dueto con Ana Castillo) sí nos da un acercamiento bastante prometedor hacia la evolución que Alem podría tener en el futuro: Un hibrido entre lo acústico y el alternativo combinado con toques de rock.

¿Qué es lo interesante de este disco? Para empezar, hay algunas canciones en español y otras más en inglés, siendo algo novedoso. No muchos artistas hacen esto tan seguido como Cuco, por dar un ejemplo. Lo otro es el concepto que maneja. Alem en su proceso creativo le dio forma a cada una de sus canciones a partir de temas sociales y experiencias personales que posteriormente asoció con colores.

Algunos temas son crudos y polémicos, aunque necesarios para la industria musical mexicana, que no ha sido tan crítica fuera del rock y el rap. Y si bien la cohesión de los colores con los temas no está literalmente presente en los títulos, uno puede fácilmente ligar el verde y el morado hacia Billie y Woman, canciones que hablan del aborto y el feminismo. O Tardes y Noches, dos canciones que se complementan entre sí para formar una sola pieza en donde el negro se apodera de la lírica y sonidos que retratan un amor profundo y apasionado.

Las grandes joyas de Colores son London y Soul, indudablemente. En London el cantante nos sorprende con un ritmo energético y una voz desgarradora que consigue quedarse dentro de la mente por un gran rato, mientras nos pinta un paisaje de la inocencia, la infancia y las travesuras típicas derivadas de la curiosidad. Soul, por su parte es una mezcla interesante entre el instrumental y la voz de Alem entre coros y sonidos tan distintos que es un milagro que se hayan acomodado de tal manera que suene bien.

Soul sin duda alguna es de lo mejor del álbum. El mérito de esta canción no sólo está en su particularidad instrumental, sino en la sensación de paz con la que nos envuelve, sirviendo como un perfecto cierre para el disco.

¿En qué podría mejorar Alem? Tristemente la producción a veces resulta abrumadora, y no en el buen sentido. Aunque el instrumental es bueno, a veces consigue ahogar la voz de Alem, tomando el protagonismo de la peor manera. Y es que el chico tiene una buena voz, cálida y profunda como para estar en segundo plano casi todo el rato.

Lo otro: si lo que Alem Nuñez busca es figurar entre las listas de popularidad, lo que tendría que hacer es crear un concepto que lo defina e identifique, una propuesta de sonidos completamente innovadores, haciendo uso de elementos de los géneros que dominan hoy en día las categorías más importantes de la industria musical, como basarse un poco en los formatos de R&B o simplemente agregar influencias del trap en su estilo, que probablemente le den más visibilidad a su trabajo.

Puedo decirles que, si son amantes de la música alternativa, encontraran en Colores una experiencia acogedora de 28 minutos que no los decepcionará. Es un disco muy bueno, que se ajusta a los arquetipos que se han construido sobre este género. Y les aseguro que vale la pena escuchar —desde la boca de Alem— un repertorio de temas sociales que tienen relevancia en estos días de incertidumbre.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com