Sábado, 27 Febrero 2021 00:00

La fiebre de Crepúsculo sigue contagiándonos hasta hoy en día Featured

Written by Rick Trejo

Netflix lanzó las cinco películas de la saga en su plataforma, lo que revivió las conversaciones sobre la franquicia, y emocionó a muchos adultos que, en el momento del estreno de la película, eran adolescentes.

Pongamos en una pantalla un romance peligroso, al que le añadiremos un poco de drama adolescente, triángulos amorosos, una joven insípida y cómodamente deprimida y, como ingrediente final, para que el platillo luzca más atractivo, vampiros y hombres lobo. Lo que obtendremos es una de las franquicias de romance juvenil más exitosas de todos los tiempos. Todos la conocemos bajo el nombre de Crepúsculo y, aún después de una década, la historia de Bella y Edward sigue robando suspiros.

Crepúsculo es la primera adaptación cinematográfica de una saga literaria, que consta de cuatro tomos y está escrita por Stephenie Meyer, quien tomó inspiración de las obras de Anne Rice para crear su propia novela. La película salió a la luz en el año 2008, y desde entonces tuvo un éxito comercial rotundo. En esta entrega nos hacemos cómplices del romance peligroso y prohibido que se desenvuelve entre Bella (Kristen Stewart), una joven que se muda con su padre al pueblo de Forks en Estados Unidos, en donde conoce a Edward (Robert Pattinson), un vampiro con más de un siglo de edad, quien se enamora profundamente de ella, a la vez que lucha contra su instinto por asesinarla.

Quizá esta no sea la mayor obra cinematográfica de todos los tiempos, ni la historia de amor favorita de todos, pero es innegable el hecho de que, desde la llegada de Crepúsculo, se popularizaron las historias de romance fantástico. Esta saga introdujo en el cine y la literatura el cliché narrativo de las relaciones sobrenaturales y prohibidas, en donde el amor no solo resulta terminar en algo más que un corazón roto, sino que, a la vez, mantener esta relación, desafía y va en contra las leyes naturales del mundo ficticio, poniendo en peligro la vida de los personajes.

El impacto de Crepúsculo se vio reflejado en otras películas y libros que se publicaron después del suceso de la saga. Por ejemplo, tenemos historias como Hush, Hush de Becca Fitzpatrick, en donde la escritora sigue esta misma fórmula, pero reemplazando a los vampiros con ángeles caídos y a los hombres lobo con seres llamados Nefilim y, al igual que Bella, Nora se enamora de Patch, un joven misterioso que resulta tener una naturaleza inhumana, como Edward, y cuya relación podría terminar con la muerte de Nora. Y el recorrido sigue, desde Cazadores de Sombras de Cassandra Clare hasta Oscuros de Laurent Kate, que aunque la trama puede llegar a ser diferente, la esencia de la fiebre Crepúsculo se conserva en la construcción de relaciones amorosas.

En este mes de febrero, Netflix lanzó las cinco películas de la saga en su plataforma, lo que revivió las conversaciones sobre la franquicia, y emocionó a muchos adultos que, en el momento del estreno de la película, eran adolescentes. Pero, ¿Por qué esta historia fue tan popular? Bien, podemos decir que la razón principal es que, desde antes del estreno ya se contemplaba una base de fans que provenían de las comunidades de seguidores formadas en foros digitales después de la publicación del primer libro, además de que también el título estuvo presente en las conversaciones de Facebook, cuando las redes sociales estaban cobrando impulso. Esto, aunado con la temática que estaba tan de moda y que se promocionaba como una versión adolescente de Entrevista con el Vampiro, incitó que el éxito comercial fuera inaudito. Pero también hay que darle su mérito al soundtrack, el cual inspiró joyas musicales que hasta la fecha no han pasado de moda, como la icónica balada A Thousand Years de Christina Perri o la tierna Flightless Bird, American Mouth de Iron & Wine.

Sin lugar a dudas Crepúsculo seguirá en el corazón de muchas personas por años. Y a pesar de los estereotipos, las escenas cursis y los endulzados vampiros, nos hemos enternecido con este tipo de romance barato, tanto así que la fantasía que vino después de la saga nunca nos complacieron tanto como los relatos de Forks, y se ha vuelto tradición el maratonear las películas en el mes del amor. La fiebre que ocasionó el amor entre Edward y Bella comenzó en 2008, y seguimos contagiándonos hasta el día de hoy.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com