Lunes, 30 Marzo 2020 00:00

El folclor español, vigente en las tunas y estudiantinas

Written by Carlos Espino

Daban serenatas porque se “tañen los laúdes, bandurrias y guitarras con el fin de conseguir un plato de sopa; motivo por el cual también somos llamados ‘soperos’”-

Las agrupaciones musicales conocidas como tunas —de donde derivan las estudiantinas— siguen vigentes, y con ellas el colorido y atractivo de su indumentaria, que tienen su origen en la España de los siglos XII y XIII, con estudiantes universitarios que se juntaban para tocar instrumentos como el laúd y la bandurria. “Queretuna” es un ejemplo vigente en Querétaro de estas agrupaciones que en el Medievo se dedicaban a entretener las cortes de reyes y otros personajes.

Además de la música, las tunas también manifestaban la poesía y la escritura de historias fantásticas, según comentó Álvaro Jiménez, director junto con Luis González de “Queretuna”. Además de esto, lo característico de las tunas es su vestimenta: por pantalones llevan unos gregüescos —que son propiamente un tipo de calzón bombacho—; por prenda de torso llevan camisa con cuellos y puños, así como el jubón, que es una chaqueta de terciopelo.

Encima del jubón va la beca de tuna: una banda colocada en forma de uve en el cuello y que es del color de la escuela a la que pertenecen los tunares, ya que eso los distingue de aquellos que tienen la solvencia para pagar sus estudios sin ayuda de la beca. Los zapatos color negro, se caracterizan por decorarse con hebillas que se usan habitualmente, ya que no son admitidos con cordones. Aunque en la actualidad eso se ha perdido un poco, ya que no es necesario llevar el adorno en los zapatos y los cordones ya son aceptados, aclaró Jiménez.

Por último, para los integrantes de una Tuna, la ‘capa de tuna’ (de color negro) es la más importante; va encima de todo el traje y representa al tunante individual, ya que porta los listones bordados con el nombre de la dama que recibió la serenata.

Tañer por alimentos

Las tunas daban serenatas porque se “tañen los laúdes, bandurrias y guitarras con el fin de conseguir un plato de sopa; motivo por el cual también somos llamados ‘soperos’”; o bien se distinguían por salir a dar serenatas a quien lo solicitaba, por ello recibían una remuneración y era utilizada para pagar sus estudios o bien para mantenimiento de sus instrumentos, añadió Álvaro Jiménez.

Aunado a lo anterior, los listones se les entregaban a todos los integrantes de la tuna; aunque “la tradición dicta que, al desposar una dama, durante el desplazamiento, corta los listones y los quema, dejando solo el suyo como señal de que el tuno se retira de la vida de tunante”, refirió Jiménez.

Por otra parte, las tunas también tienen jerarquía, la cual va de la siguiente manera, según puntualiza y concluye Álvaro: En la tuna tradicional hay diferentes niveles de reconocimiento y vienen determinados por las partes de la vestimenta: Primero están los pardillos, que son algo así como los novatos en la tuna y que aspiran a ser tunos. Los pardillos tradicionalmente no usan el jubón.

Luego están los aspirantes a tunos, quienes ya incluyen el jubón y la capa de tuna. Los tunos que se reconocen con la ‘beca de tuna’. Por último, están los tunos por honorarios, que son aquellos a los que se les entrega la beca en señal de hermanamiento con la agrupación, pasan a ser miembros de la tuna y uno más en hermandad.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com