Lunes, 22 Febrero 2021 00:00

“Baja la pastilla”: los días de cortes eléctricos aleatorios

Written by Enrique Maldonado

“La casa de las luces que estallan

Buscando recompensar

Y toda la gente que se juntó ahí

Tan fría”

 

La incertidumbre te susurra al odio, checa la hora y administra tus actividades. Corre, ya viene, no avisa, sólo retumba.

Si bien la inmediatez de las redes sociales (digitales) cumplieron su finalidad al informar a la población, bien es sabido que “bajo aviso, no hay engaño”; aunque un sector quedó esperando. Esperando.

¿Quiénes fueron y por qué? Se ignoraban parcialmente las consecuencias y surgieron un puñado de dudas, algunas internas. Más advertidos, más prevenidos. Creo que en ese punto radica la decisión de los ciudadanos ante el anuncio dado el miércoles dieciséis antes de la hora programada para la comida. El Centro Nacional de Control de Energía, como todos lo leímos (Cenace) optó por tomar las riendas del conflicto. Desde las seis, casi hora del ocaso, hasta las 11 de la noche, 13 de los 31 estados tendrían baja parcial del servicio eléctrico.

La comunidad de las palapas no presentó daño alguno. Pedro no quiso prevenir veladoras ni la carga de su celular, por más que insistí. Nada. Así siempre ha sido, igual que mi abuelo, ya hasta su ceño se frunce del mismo lado. Optimista como siempre, cada vez que ve aquellos programas de comedia donde el humor se sumerge en el machismo y la desigualdad es difícil hacerlo cambiar de opinión sobre cualquier tema. —¿Cuándo juegan las águilas?...

Una hora ha pasado, en la colonia de las mojarras todo se mantiene tranquilo, los gritos de siempre y las motos tan escandalosas como de costumbre. El foco es darles ritmo a mis pies contra la pared; cuando niño, como niño. La única señal sobre el apagón es el parpadeo de los focos y que la señal de internet se pierde por pocos minutos.

Con la noticia, María trató de apresurar sus pendientes cuando llegó a su casa. Siempre sale tarde de sus prácticas, así se da la bienvenida con una sobrecarga laboral, gajes de la universidad. Desde las 16:30 se apagaron las ideas, porque el servicio pereció; tristemente no fueron las cuatro horas programadas ni mucho menos en el bloque dicho por la Cenace.

Todos sus perros se mantenían tranquilos; al contrario de ella, no estaban alterados ni deseosos. Juan, su padrastro, fue quien resguardó la paz dentro de su habitación, la única que ofrece red 4G, todo el periodo sin luz se centró en su habitación, ya que El Marqués no se caracteriza por tener la mejor señal telefónica; ¿Impactante? No lo dudo.

Tristemente no cargó ese iPhone a tiempo, esa ventana daba a la calle, eran las cuatro paredes más iluminadas de toda la casa, el hogar se centró en un espacio de tres por tres. La mayor parte del horario se centró en el quehacer pendiente de la casa, limpiar la zona de los consentidos, bañarse antes de las seis, bañarse antes de las seis. Una lámpara de mano como mejor acompañante durante toda lo noche, para mala suerte, el servicio regresó demasiado tarde, a las ocho del siguiente día, esa necesidad de luz para la cotidianidad atormentó a María, su mente se iba, se iba de más.

El bullicio se apoderó de las calles, los vecinos salían a preguntar y preguntar ¿Un transformador falló? ¿Pedro Pérez sí tiene luz? ¡Hay que llamar a la CFE! Una arista de la desinformación, muy entendible en cada rutina. La familia se vio afectada en cuestión de tiempo: no tenían lámparas ni velas listas, no olviden los celulares.

El primer apagón sólo se extendió por media hora, el segundo cerró los ojos por dos y fracción, sin avisar. Acostarse a leer un libro de esos temas incomprendidos, era justo el caso de Luis Ja, como le dice su hermano que vive en Mexicali, esa separación pronta. Los datos empezaron a fallar, tal vez la compañía con T se sobresaturó, igual que la incertidumbre. Dos afectados, a dieciséis kilómetros de distancia, solo en un estado, ambos amigos, ambos afectados. ¿Cuánto dependemos de la electricidad? ¿Cómo sobresalimos sin tecnología? ¿Qué pasó en tu vida cuando bajaron la pastilla?

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com