Viernes, 19 Junio 2020 16:11

Contingencia y clases virtuales derribaron el mito de los nativos digitales: Edita Solís

Written by Mánelick Cruz Blanco

Entre los resultados destacan que el 90 por ciento de los estudiantes prefieren las clases presenciales que en línea.

“El discurso dominante” sobre la era digital y los nativos digitales quedó “develado” con las clases virtuales por la contingencia de COVID-19; en opinión de Edita Solís Hernández, catedrática de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) que junto a más docentes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales realizaron un sondeo sobre el impacto de esta nueva modalidad de clases a distancia.

Ante el concepto “mercadotécnico” de los nativos digitales, para la doctora Edita Solís, a la hora de “trabajarlo” se enfrentan con “condiciones materiales de vida, las posiciones económicas, son heterogéneas”, y que se revelan en las respuestas del estudio. Tan sólo en problemas de conectividad, cerca del 60 por ciento declararon haberlos tenido “frecuentemente”, “muy frecuentemente” y “siempre”.

Entre los resultados destacan que el 90 por ciento de los estudiantes prefieren las clases presenciales que en línea, pero que para Solís Hernández responde a ciertas problemáticas que les atraviesan. “Hay un fuerte problema de conectividad”, que tiene que ver con la deficiencia del servicio de internet; “el acceso a una computadora personal”, que ante su falta se tiene que “negociar con el resto de la familia” y “la falta de un espacio propio de estudio”, función que no se cumplen en los hogares, donde se hacinan las familias “en 90 metros cuadrados”.

Para Solís Hernández se derrumba la perspectiva de que “estamos en la era digital; de que estamos listos para la educación a distancia; de que los estudiantes son nativos digitales”. Dicho sondeo se realizó en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales; participaron además en su elaboración Miriam Herrera-Aguilar, Oliva Solís Hernández y Pedro Flores-Crespo, docentes de la misma unidad académica.

En el sondeo participó el 37 por ciento del estudiantado de dicha facultad y un 27 por ciento de los profesores. Aunque “no es una muestra estadística”, para Edita Solís los datos que se recabaron al final son “una muestra” cuyas conclusiones “son igualmente ricas” y revelan problemáticas concretas.

Agregó que si bien hay “una especie de aprendizaje (…) es muy pretencioso creer que podemos enseñar lo que queremos enseñar” en estas condiciones, sostiene Solís Hernández. Y aunque “algo” enseñan los profesores y “algo” aprenden los estudiantes “con y a pesar el profesor”, el reto está en migrar los contenidos valiéndose de las plataformas digitales como “medio” para “conectar” las discusiones a “falta de un espacio” físico.

“Necesitamos una reflexión sobre cómo manejar un contenido en este medio [el virtual]”, sostiene Edita Solís. En opinión de la académica, hubo profesores que se desentendieron de la atención necesaria para cumplir con los objetivos de aprendizaje; “algunos profesores sencillamente dijeron ‘si me necesitan aquí estoy en el chat’ y entonces los estudiantes se concentraron en quien les demandaba más atención”, lamentó.

Por lo que Edita Solís recriminó que algunos profesores se dedicaron a “dejar tareas” y no “a enseñar”. Para ella, “donde está la pelota” es del lado los profesores y la institución; el reinventar sus clases para poder cumplir con su función. “Al COVID se le está echando la culpa de una lentitud en la reacción de la institución y de los profesores”, sostiene, y que se revela en las respuestas del estudio.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com