Lunes, 23 Noviembre 2020 03:51

¿Esas no son formas?

Written by Nadia Velázquez Moreno

Pero más allá de eso, no se ha acercado a brindar respuesta alguna ante las manifestaciones y la indignación.

¿Cuál es la mejor manera de exigir respeto? ¿Qué forma es correcta para pedir justicia? ¿Existen los medios adecuados para que el gobierno mexicano tome acción contra la violencia de género que diario toma a 10 mujeres como víctimas?

Las mujeres han salido a las calles en repetidas ocasiones manifestándose de todas las maneras posibles: rompieron y quemaron los símbolos más significativos de México para tener la atención del país entero, gritaron para hacerse oír por encima de aquellos que quieren ser obstáculo para la justicia. Desde las marchas del 8 de marzo —un día sin mujeres para concientizar sobre la importancia de la mujer en el ámbito económico—, la toma de la CNDH como protesta ante la evasión de las autoridades; todo ello para exigir algo que el sistema de gobierno mexicano debería tener ya asegurado. Pero más allá de eso, no se ha acercado a brindar respuesta alguna ante las manifestaciones y la indignación.

Han existido críticas con respecto a la forma en que se está exigiendo el cumplimiento de la ley, pero el problema no radica en si la manifestación es pacífica o no, si la petición es presentada como recomendación; si el presidente se muestra indiferente a lo que perturba constantemente a su país, no importa la forma en que se pida, no habrá resultado alguno.

En 2018 el Estado mexicano envió un informe al Cedaw y en respuesta se obtuvo una serie de recomendaciones en materia de feminicidio, desaparición de mujeres y niñas y alerta de violencia de género. Pero las respuestas ahí quedaron y, como mal dice el dicho, más vale lamentar que prevenir, pues el gobierno mexicano no logró atender en su totalidad las recomendaciones recibidas y así alcanzamos en 2019 las cifras registradas más elevadas de feminicidios.

“Al pueblo lo corrige el pueblo” fue lo que declaró ante la toma de la CNDH, pero esa misma postura resultó contrariada cuando las feministas en la marcha por el Día de Acción Global por un Aborto Legal y seguro fueron encapsuladas por los policías capitalinos.

El señalar a las manifestaciones y protestas como actos de carácter político por parte del conservadurismo es una manera de omisión ante el tema que en realidad se le está presentando.

“No tienen ni siquiera por qué encapucharse, no somos represores. Nosotros somos humanistas. Sus familiares, si se dan cuenta, si saben lo que están haciendo, estoy seguro, no lo ven bien y claro que la gente no lo ve bien”.

No, no se ve bien una ciudad rota, maltratada, abollada y en estado de deterioro, pero tampoco se ve bien “de enero a junio de 2020 se registraron 489 feminicidios en el país”, tampoco se ven bien la cifra de desaparecidas y menos aún la cifra de casos sin procesar.

La incomodidad que existe está enfocada hacia el lado equivocado, no deberíamos cuestionarnos las formas de pedir justicia, deberíamos cuestionar el por qué es algo que se tiene que pedir cuando debería ser un hecho.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com