Miércoles, 13 Enero 2021 10:00

La nana del gobernador Domínguez

Written by Agustín Escobar Ledesma

Con la ilusión perdida ante la negativa de quien fuera su última esperanza, los familiares de Ofelia continúan con la pena y no saben cómo pagarán la deuda de más de 300 mil pesos.

Ofelia Álvarez Montaño, quien fuera la nana del gobernador, murió a causa de la COVID-19, situación que dejó en pobreza patrimonial a sus familiares, debido a la deuda de más 300 mil pesos que contrajeron para que, previamente, fuera atendida en un hospital particular.

Hoy sus deudos se encuentran ante una doble angustia: la pérdida de Ofelia y el no saber cómo pagarán el adeudo. Por esta situación es que buscaron al mandatario para que los auxilie y solo encontraron indiferencia.

Trabajo doméstico

Siendo aún niña —a los catorce años de su edad—, Ofelia llegó a trabajar en 1965 a la casa de la familia Domínguez Servíen y, un año después —en 1966— al nacer el niño Francisco, se convirtió en su nana hasta que este cumplió quince años.

El trabajo de Ofelia era de “quedada”; es decir, estaba en su trabajo las veinticuatro horas del día, de lunes a sábado, mientras que el domingo (su día de descanso) lo aprovechaba para visitar a su familia que vive en La Piedad, ranchería del municipio de El Marqués.

El trabajo doméstico que desempeñó Ofelia durante dieciséis años con los Domínguez Servién fue en condiciones de esclavitud debido a que —a pesar de laborar prácticamente de día y de noche— no le pagaban ni el salario mínimo, no tenía ninguna prestación social, no descansaba los días festivos, no tenía vacaciones, no recibía aguinaldo y, mucho menos utilidades; tampoco le fue entregada una indemnización, finiquito o pensión por su retiro.

Bajo estas condiciones, Ofelia puso su mejor empeño en cuidar a quien años más tarde se convertiría en diputado federal, presidente municipal, senador de la República y gobernador de Querétaro por el Partido Acción Nacional.

Los hospitales

A la hora de su muerte, Ofelia tenía 69 años de edad y desde veinte años atrás sufría de diabetes mellitus e hipertensión arterial, falleciendo al mediodía del lunes 9 de noviembre de 2020, en el IMSS, Hospital Regional Núm. 1 Querétaro.

De acuerdo a los deudos de Ofelia, semanas antes de morir le apareció un absceso en el cuello, razón por la cual acudió a urgencias del IMSS para que la atendieran porque sentía un dolor parecido al de las anginas que iba en aumento.

Después de estar diez días en el IMSS sin recibir ningún tipo de atención del personal médico y, como el absceso seguía creciendo, sus hijos decidieron trasladarla al hospital particular Santa Rosa de Viterbo, en donde fue intervenida quirúrgicamente para retirar el absceso.

Sin embargo, los familiares de Ofelia no pudieron mantenerla en el hospital privado por más tiempo, puesto que tuvieron que pagar más de 300 mil pesos, cantidad que no tenían en sus manos; por lo que se endeudaron con familiares y con una Caja de Ahorro; y, para que continuara bajo atención médica, decidieron llevarla nuevamente al IMSS.

A los dos días de haber reingresado (el 9 de noviembre), sus familiares fueron avisados que Ofelia había fallecido a consecuencia de la COVID-19, cuando —antes del reingreso al hospital, de acuerdo al testimonio de sus familiares— ella no había presentado síntomas de esa enfermedad.

La esperanza

Con el dolor por la muerte de su madre a cuestas y con una onerosa deuda sobre sus espaldas, los hijos de Ofelia acudieron a la casa de la familia Domínguez Servién, en la cual ella estuvo a cargo los primeros quince años del ahora gobernador de Querétaro, con la esperanza de obtener ayuda.

Sin embargo, se sorprendieron cuando la madre del mandatario les dijo que ella no les podía ayudar y que no le podía decir a su hijo porque —les dio a entender— no existe ninguna relación entre ellos y no se hablaban. Literalmente, les dijo que si ni a su propia madre visitaba el gobernador, que se podía esperar de él.

Ante la angustia de la deuda encima, los hijos de Ofelia intentaron hablar con una hermana del gobernador quien vive en Guadalajara y establecieron comunicación telefónica en una ocasión, pero después ya no les tomó las llamadas.

Ante este panorama los hijos de Ofelia se comunicaron con el mandatario queretano por la plataforma de Facebook, en donde le expusieron la defunción de quien fuera su nana, la deuda de más de 300 mil pesos que tenían, rogándole para que los ayudara. Francisco Domínguez Servién les contestó por el mismo medio que sentía mucho la pérdida, pero que él no podía hacer nada para auxiliarlos.

Con la ilusión perdida ante la negativa de quien fuera su última esperanza, los familiares de Ofelia continúan con la pena y no saben cómo pagarán la deuda de más de 300 mil pesos.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com