Lunes, 25 Enero 2021 15:31

De medios de comunicación, política y espectáculos

Written by David Álvarez

Habrá playeras también; paraguas, cilindros, trastes y hasta pintura con logotipos de tu partido favorito. Jóvenes precarizados haciendo faramallas en los cruceros. Y todo lo veremos por internet, televisión o lo que sea.

La importancia de los medios es indiscutible. Sin caer en retazos teóricos por citar a Luhmann o Morin —por decir nombres—, la reflexión que suscita en estos tiempos la sobreinformación es una cuestión que debe alentarnos a generar espacios para discutirlo. La información se volvió poder porque presenta un modo de entender el entorno. Pero resulta que —como todo campo de visión— no es solo el ojo que ve sino lo que interpreta aquello que nos ocupa. Los medios corresponden a una lógica comercial, política, ideológica y en ese entramado la información no es solo información.

Los medios de comunicación a lo largo del tiempo han consagrado una serie de ejercicios e industrias con diferentes posturas; unas entre otras. Observar el televisor y ver ciertas noticias genera escozor o gusto dependiendo el tema, pero nos hace percibirnos dentro de un contexto determinado. Nada es inocente. En ese entendido, el papel que representa un medio recobra otro significado mayor. Basta ver las notas sobre la pandemia alrededor del mundo para corroborar el hecho de que la manipulación o ignorancia en la información está patente día a día. Más por los editores que por los reporteros.

Titulares tendenciosos con información que no corresponde al hecho. La objetividad que tanto se vende en el oficio es transgredida en el propio gremio. Como si los medios hubieran perdido el sentido, recobrando un carácter casi nihilista. Es la continua negación de sí misma. Y pese a eso no es que todo esté perdido. Quizá habría que buscar en otro lugar, sean los medios alternativos, autónomos o como se llamen; y varias y varios reporteros, incluso de estos grandes medios, que ejercitan el periodismo como tal, sin relaciones públicas.

Este 2021 se abre un nuevo panorama en la política nacional. Es año electoral y los dimes y diretes estarán a la orden del día. La democracia se juega en los medios. Internet cambió un poco el terreno de juego para concentrarse en este nuevo ecosistema en el que muchos han apostado. La campaña de Donald Trump es un claro ejemplo, y en Querétaro es sabida la inversión de Francisco Domínguez en este rubro como campaña para obtener la gubernatura.

Los espacios televisivos o radiofónicos darán cuenta, también, de una “realidad”, de la siempre desgracia nuestra y al frente un infomercial que solucionará tu vida si tachas su nombre en la boleta. Un tipo sonriente que a la vez se vuelve un producto y encuestas, chingos y chingos de encuestas que atiborrarán los medios de comunicación o las líneas telefónicas para responderlas. El espectáculo de la política se presenta y los medios de comunicación serán el escenario. ¿Cuánto se gastan en esto? Las cifras están ahí.

Los medios entrarán al juego político. Tendremos opinólogos, en este caso como yo, emitiendo algún juicio. Mesas de análisis y llegado el momento cobertura especial por la celebración del show mediático de las repúblicas. Nos harán creer que todo es real y no. Que vale la pena votar o no.

Que los políticos son todos amigos y que si te distraes se tomarán una fotografía contigo mientras sonríen y empuñan la mano con el pulgar levantado. Habrá playeras también; paraguas, cilindros, trastes y hasta pintura con logotipos de tu partido favorito. Jóvenes precarizados haciendo faramallas en los cruceros. Y todo lo veremos por internet, televisión o lo que sea, da igual, el problema es que a diferencia de una telenovela, no basta con apagarla e irse o cancelar el servicio de conexión. Lástima.

Lo que sí es que estaremos invadidos de propaganda que es básicamente una mentada de madre y habrá muchos memes, eso sí.

 

Facebook: David Álvarez (Saltapatrás)

Twitter: @DavidAlv5

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com