Lunes, 25 Enero 2021 15:15

Vacunas y pandemia

Written by Ángel Balderas Puga

En tiempo récord, varios países han logrado el diseño, las pruebas y la producción de diferentes vacunas contra la covid-19. El proceso de diseño de una vacuna no es para nada sencillo, por el contrario, es un proceso extremadamente complejo que requiere de una alta capacidad biotecnológica, lo que explica que las principales vacunas que hay hasta el momento se hayan desarrollado en Estados Unidos, en el Reino Unido (con Suecia), en Rusia, en China y en Cuba.

Después de meses de investigación acelerada sobre el diseño de la vacuna, con paradigmas diferentes (ARN, ADN, vector viral no replicante, vector viral replicante, virus inactivado, virus vivo atenuado, subunidad proteica, partícula similar a virus y otros más) viene un largo período de pruebas clínicas con protocolos internacionales claramente codificados (preclínica y fases 1, 2 y 3). Este período también aceleró vistos los números de la pandemia.

Hoy, en México, está en el centro de la discusión el problema de la vacunación y sigue siendo deplorable observar cómo varios medios de comunicación y varios reporteros y periodistas insisten, por ignorancia o mala fe, en seguir un enfoque localista para analizar lo que pasa en nuestro país con respecto a las políticas públicas sanitarias para combatir al coronavirus. Pareciera ser que después de un año, muchos de esos periodistas y medios de comunicación ni siquiera han leído la definición del concepto de pandemia. Da la impresión de que no siguen la información que circula ampliamente en Internet y que no revisan ni comparan lo que sucede en otros países.

Una vez que se han desarrollado varias vacunas (proceso que sigue en otros países, incluido el nuestro) queda el problema de la producción en masa, problema que se complica en una pandemia en la que estamos llegando a 100 millones de contagios, a pesar de las estrictas medidas sanitarias aplicadas a nivel mundial. No logro imaginar cuántos contagios y cuántas muertes habría habido sin tales medidas.

Y es aquí donde se paga una de las consecuencias de la dependencia tecnológica, pues la inmensa mayoría de los países no tienen la capacidad ni de diseñar ni de producir una vacuna de este tipo, por lo que es lógico que la vacuna se esté aplicando en mayor medida en los países que han producido la vacuna.

Sin embargo, producir vacunas para una población de casi ocho mil millones de habitantes no es nada sencillo, por lo que el proceso de producción y vacunación llevará, como mínimo, todo el año 2021.

Es en este contexto que tenemos que analizar la distribución de vacunas en nuestro país. Además de depender de otros países, está la cuestión, muy relevante, de que la demanda de vacunas supera con mucho la oferta y esto último es lo mismo que sucede en otros países. Esto explica la aplicación gradual y escalonada en todo el mundo. La prioridad, lógicamente, la tiene el personal sanitario que se halla en la primera línea de lucha contra la pandemia, en segundo lugar, el personal sanitario que no se halla en primera línea, posteriormente las personas más vulnerables (por ejemplo, las personas de la tercera edad o las personas con comorbilidades que podrían agravar su estado de salud en caso de contraer el virus).

Finalmente, queda el problema logístico de la aplicación de la vacuna. En nuestro país, el gobierno federal ha establecido un muy buen plan para poder llevar la vacuna hasta los lugares más recónditos del país. Ahora hay que estar atentos a los resultados de la aplicación, no sólo en México sino a nivel mundial.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com