Lunes, 22 Febrero 2021 00:00

Nuestra energía eléctrica y nuestra doble dependencia del gas natural

Written by Ángel Balderas Puga

La semana pasada hubo un gran apagón en varios estados del norte del país, principalmente en estados colindantes con Estados Unidos; apagón que después se extendió hacia el sur a más de 20 estados de la república.

El origen del problema fue una tormenta de frío en Texas, insólita, una de las tormentas más frías en los últimos 100 años en ese estado de los Estados Unidos. Por ejemplo, en Dallas la temperatura bajó a 15 grados bajo cero. Este frío extremo, por primera vez congeló oleoductos, gasoductos, turbinas y otras instalaciones energéticas, lo que dañó la posibilidad de distribución no sólo al interior de Texas sino también fuera de ella, incluyendo a nuestro país. Al mismo tiempo que se inutilizaron instalaciones, el frío extremo en Texas disparó el consumo residencial y comercial al tener una mayor necesidad de calefacción. Estos dos factores en común llevaron al gobernador de Texas, Greg Abbott, a detener durante cuatro días la exportación de gas hacia nuestro país.

Cabe señalar que las temperaturas frías en Texas, en este período, son tan atípicas que ni los texanos ni sus instalaciones estaban preparados, a diferencia de lo que sucede en países y regiones acostumbrados a climas muy fríos como Rusia, Canadá, Alaska o Ucrania. Al detener Texas su exportación de gas natural las plantas de generación de energía eléctrica en México se quedaron sin combustible.

En este contexto, hoy, la mayoría del público mexicano “descubre” que, para producir energía eléctrica en nuestro país, se requieren grandes cantidades de gas natural. Y entonces, llegamos al desastre de la reforma energética impulsada, principalmente, por el PAN y por el PRI.

Así, en 1998 México consumió unos 3 mil 600 MMpcd (Miles de Millones de Pies Cúbicos Diarios) y produjo unos 3 mil 500 MMpcd por lo que las importaciones amontaron a sólo 146.

Sin embargo, para 2019, seis años después de la entrada en vigor de la reforma energética, el consumo llegó a 8 mil MMpcd pero sólo se produjeron 2 mil 500 MMpcd por lo que tuvieron que importarse 5 mil 500 MMpcd lo que muestra una terrible doble dependencia: por un lado dependemos del gas natural importado y por el otro dependemos principalmente de un solo proveedor: Texas.

El gran problema heredado, con respecto al gas natural, es que la política neoliberal privilegió aspectos financieros por encima de la soberanía energética y, durante años, se dejaron quemar grandes cantidades de gas en vez de utilizarlo. Y para compensar esa pérdida comenzó la importación indiscriminada de gas natural, el mismo esquema que se hizo con los petrolíferos, se dejaron de producir en el país para importarlos, principalmente de Texas.

Además, los neoliberales fueron tan irresponsables que ni siquiera se preocuparon por crear una reserva estratégica ni de hidrocarburos ni de gas natural. De este último combustible apenas tenemos espacio para almacenar un poco más de 5 días de reservas.

Esta situación muestra la extrema gravedad de depender de los energéticos extranjeros, algo que muchas y muchos alertamos en su momento, al menos desde 2007 cuando surgió en nuestro país el Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo (MNDP) para oponernos a los intentos de reforma energética que llevaron a cabo PAN y PRI, principalmente, con el fin de privilegiar el lucro de unos cuantos por encima del interés común y de los intereses nacionales.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

More in this category: « Perita en dulce

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com