Lunes, 22 Marzo 2021 00:00

18 de marzo de 1938 y regresar al pasado

Written by Ángel Balderas Puga

Hoy la derecha mexicana trata de imponer una narrativa en la que acusa al gobierno de la 4T de “regresarnos al pasado” cuando en realidad los que han querido llevarnos al pasado son precisamente los derechistas del PAN, del PRI y de sus partidos satélites.

El neoliberalismo en México se instaura a partir del fraude electoral de 1988, en el que se impone a Carlos Salinas de Gortari y se trata de consolidar durante cinco sexenios, tres sexenios priístas y dos sexenios panistas.

PRI y PAN ya nos gobernaron y si hay alguien que nos ha querido regresar al pasado, son precisamente ellos, pero a un pasado previo al 18 de marzo de 1938, cuando los hidrocarburos en México los controlaban la London Trust Oil-Shell, la Mexican Petroleum Company of California, la Huasteca Petroleum Company, la Pierce Oil Company y la Mexican Gulf Petroleum Company, entre otras.

Con su reforma energética de 2013, priístas y panistas nos regresaron al pasado anterior al 18 de marzo de 1938 y nos inundaron con gasolineras de compañías extranjeras como British Petroleum, Mobil, Shell, Total, Repsol, Petro Seven, Arco, Gulf, Red Petroil y un largo etcétera.

En 1970 el 85 por ciento de las reservas mundiales de petróleo y gas en el mundo eran controladas por las IOC (International Oil Companies), es decir por trasnacionales, principalmente anglosajonas y sólo un uno por ciento de dichas reservas eran controladas por las NOC (National Oil Companies), compañías nacionales, como Pemex.

El panorama anterior cambió, se modernizó, y ya para 2009 las IOC controlaban apenas un 8 por ciento, mientras que las NOC aumentaron su control hasta un 77 por ciento. Prácticamente la relación se había invertido. Sin embargo, panistas y priístas nos quisieron regresar a la situación de 1970, es decir, nos quisieron regresar a un pasado en el que grandes trasnacionales controlaban las reservas energéticas de muchos países.

Lo mismo quisieron hacer en el sistema eléctrico nacional al regresar gran parte de la generación de energía eléctrica a empresas extranjeras, principalmente españolas, italianas y canadienses, pero también japonesas, norteamericanas y francesas. Y lo mismo hicieron con la minería.

Por otro lado, panistas y priístas hoy se quieren presentar como “ecologistas” que están a favor de las energías renovables y limpias. Pero son más falsos que un billete de 52 pesos.

Para empezar, quieren engañar a la población tratando de hacernos creer que las únicas energías limpias y renovables son la solar y la eólica, cuando a nivel internacional son consideradas también como energías renovables y limpias la hidráulica, la geotérmica, la mareomotriz, los biocombustibles y las centrales de cogeneración (aprovechamiento de energía térmica generada en otros procesos industriales). En algunos países incluso se considera en este rubro a la energía nuclear.

Si son tan “ecologistas” los panistas y los priístas, nos deberían explicar qué hicieron al respecto en cinco sexenios porque los datos nos dicen otra cosa. Para 2018 el 51 por ciento de la energía eléctrica producida en México era producida por plantas de ciclo combinado, 13 por ciento por energía térmica convencional, 10 por ciento por hidroeléctricas, 9 por ciento por carboeléctricas, 4.3 por ciento por la planta nuclear de Laguna Verde y sólo un 3.9 por ciento de energía eólica, un 0.7 por ciento de energía solar y un triste 0.2 por ciento de bioenergía. Ese fue el país que dejaron.

Sería mejor si se quedaban callados.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com