Sábado, 04 Julio 2020 14:29

Nanopartículas o microdosis: la importancia en la salud humana

Written by Joaquín Antonio Quiroz Carranza

La comunidad científica se llena la boca con un lenguaje súper especializado al borde del oscurantismo, al grado que se separa de la realidad y sobre todo de aquellos que deberían ser los beneficiarios de la construcción de conocimiento: los pueblos, sobre todo porque son los trabajadores los que generan la riqueza para financiar las investigaciones científicas.

Recientemente se hizo público que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, consume un suplemento alimenticio elaborado a base de cítricos y zinc para fortalecer su organismo; la empresa que elabora el producto afirma que dicha solución favorece la absorción de nutrimentos, señalando, que su producto contiene nanopartículas de los ingredientes mencionados. Vale la pena señalar que la palabra nanopartículas significa cantidades muy pequeñas, en este caso, capaces de estimular o proteger al organismo.

Ya desde la década de 1980, el médico mexicano Eugenio Martínez Bravo desarrolló una terapéutica que denominó microdosis, que posteriormente señaló que deberían llamarse nanodosis, pero no se popularizó este término. Esta terapéutica se basa en la aplicación, sobre receptores sensoriales del cuerpo humano de una cantidad muy pequeña de tintura vegetal, extracto animal, mineral o fármaco, en una dilución entre mil a 15 mil veces menores que las dosis usuales de infusiones, remedios o fármacos convencionales.

El uso del suplemento alimenticio elaborado a base de cítricos y zinc que consume Olga Sánchez Cordero —y del cual afirma le ayuda a fortalecer su organismo— es una evidencia real de la importancia de los trabajos del Médico mexicano Eugenio Martínez Bravo, quien además de dedicarse a la investigación herbolaria, tenía un pensamiento progresista, mismo que lo llevo a integrarse a la Asociación Cívico Nacional Revolucionaria dirigida por Genaro Vázquez Rojas, esta militancia en la ACNR, tras el asesinato de Genaro Vázquez Rojas, le costó ser detenido, torturado y encarcelado, sin juicio, por tres años, situación que no impidió que lograra desarrollar la terapéutica de las microdosis, misma que hasta la fecha sigue apoyando la salud de muchas personas.

México posee una amplia diversidad biológica, dentro de la cual se reconocen 4500 especies con propiedades medicinales, sin considerar las especies de hongos, de los cuales hay más de 200 mil especies y miles de especies insectos, muchos de ellos con propiedades medicinales.

El Ahuehuete, herbolaria es un emprendimiento familiar y artesanal en el cual se aprovechan 123 plantas y hongos con propiedades que mejoran la calidad de vida de las personas. El conjunto de extractos vegetales y fúngicos de que se dispone en El Ahuehuete se presentan en 83 suplementos alimenticios diferentes, cada uno con cualidades particulares para atender las características del consumidor.

En El Ahuehuete, herbolaria es muy importante informar al usuario sobre la necesidad de que conozca su situación biológica y emocional para poder seleccionar el conjunto de productos que personalmente le serán útiles para mejorar su calidad de vida. De esta forma lo más importante es el carácter del usuario, si vive con ira, rencor, tristeza, frustración, estrés, ansiedad, depresión, miedo, preocupación, entre otros patrones emocionales, reconociendo esta situación, se realiza un análisis y una propuesta de ejercicios para armonizar esos patrones, para que el consumo de las microdosis se potencie y se logre mejorar la calidad de vida de una forma integral y duradera.

Cada patrón emocional, sobre todo en su versión hiperreactiva, provoca de forma general una depresión del sistema inmune favoreciendo la presencia de afecciones, y el daño de órganos determinados, por ejemplo: la ira afecta el hígado, la vesícula, el páncreas y el sistema gastrointestinal, provocando diabetes, cálculos vesiculares, pancreatitis, gastritis y colitis. El rencor favorece la aparición de diversas formas de tumores como son quistes, miomas u otros. La tristeza afecta los pulmones y las articulaciones. La frustración daña el páncreas, entre otros órganos. La ansiedad y la depresión afecta el sistema nervioso. El miedo y la preocupación los riñones y el sistema urinario. Por ello es necesario analizar los patrones emocionales y sugerir los suplementos alimenticios que armonizan y mejoran la calidad de vida de las personas.

La hiperreacción emocional y el subsecuente daño orgánico se genera por el estilo y las condiciones de vida, por ello es muy importante entender que para lograr la sanación y la conservación de la salud es necesario mejorar las condiciones de vida, lo cual no significa llenar la vida de cacharros, sino sobre todo de afectos, porque está demostrado, la gente feliz prácticamente no se enferma.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com