Lunes, 06 Julio 2020 17:14

El origen de toda Enfermedad

Written by Joaquín Antonio Quiroz Carranza

El origen de las enfermedades, nominalmente hablando, ha variado según la época, antiguamente se consideraba que eran resultado de malos espíritus, luego se invento el microscopio y se le echó la culpa a los microorganismos y se desarrollaron fármacos, vacunas, equipos biomédicos, prótesis, cirugías, hospitales, clínicas, especialidades, entre muchos otros aspectos. La pandemia actual ha sido regulada básicamente con higiene y la reducción del hacinamiento social. Hubiera sido mucho menos dañina si no existieran las denominadas co-morbilidades o enfermedades pre-existentes, y éstas no existirían si el comportamiento humano no estuviera soportado en la avaricia y el lucro. 

La pregunta que se hace toda persona con alguna enfermedad o dolencia es ¿cuánto tiempo tardaré en curarme?, pero no se hace la pregunta correcta ¿cuánto tiempo tarde en enfermarme?. Lo primero es tener claro que significa “enfermedad”, esta palabra deriva del latín “infermis” que significa “sin firmeza”. Viktor Frankl, ilustre psicoanalista de la Escuela de Viena desarrolló el concepto de “sentido de vida”, esto es el objetivo de la existencia humana. Jesús el Nazareno dijo “donde está tu tesoro estará tu corazón”.

Desde el psicoanálisis y la filosofía religiosa se puede explicar perfectamente el origen de lo que se denomina enfermedad. Si no se tiene un sentido de vida donde los afectos y el amor son los objetivos de la existencia, entonces se perseguirá la acumulación de cacharros materiales como sinónimo de bienestar y por lo tanto el corazón no latirá por lo humano, sino al son que marque el tintineo de los metales preciosos y el dinero.

La humanidad ha crecido a su límite y el consumo de bienes ha transformado los recursos, el capital natural, en cacharros y basura, y los afectos, el amor al prójimo, se ha relegado al rincón de los olvidos. Y de repente nos damos cuenta de que tras la algarabía llega la soledad, el abandono, nos invade la angustia, la tristeza, la ansiedad, la depresión, nos convertimos en prisioneros y carceleros de la ira y el rencor. Y la pregunta sigue siendo la misma ¿cuánto tiempo tardaré en curarme? Y la pregunta correcta no se hace ¿qué hábitos estoy dispuesto a cambiar?

Toda enfermedad obliga a guardar reposo, el reposo debería permitir la reflexión sobre el estilo de vida. Toda enfermedad causa dolor, el dolor debería permitirnos reflexionar sobre los hábitos de vida incorrectos ya sea en las relaciones humanas entre las parejas, con los hijos, los padres, las relaciones laborales, el tipo de empleo, las formas de aprendizaje, la alimentación, las características de la vivienda, la información y las formas de adquirirla, los espacios de vida, entre muchos otros aspectos.

La enfermedad y la salud son resultado de la interacción de las condiciones de vida y el comportamiento humano, en otras palabras los factores externos y los internos. Y la reflexión es: se vive reaccionando o respondiendo a las condiciones de vida o se influye y construye esas condiciones de vida. La decisión, en la mayoría de los casos, no se define y solamente se sobrevive, muy pocos deciden realmente vivir.

Erich Fromm dijo que la mayoría de los seres humanos mueren sin haber vivido, ¿no será tiempo de reflexionar sobre estos temas, frenar el consumo de cacharros y ocupar el tiempo para vivir? ¿Qué es vivir?, retomando a Viktor Frankl es tener un sentido de vida, es decir objetivos basados en el amor al prójimo, la solidaridad, no en el consumo y la acumulación material. El Papa Francisco expresó que nunca había visto un funeral con una mudanza detrás, metáfora que señala que al morir todo lo material, aquello por lo que se lucha y sufre, se queda, nada se lleva el difunto, y los vivos lo recordaran, si fuera el caso, por sus hechos de bondad, sus abrazos, sus caricias, su palabras de aliento, sus consejos, su compañía, entre otros aspectos.

Por ello en El Ahuehuete, herbolaria (442-3775127) se analizan, de forma gratuita y personalizada, las características emocionales, para sugerir el tratamiento herbolario adecuado para mejorar, de forma integral, la calidad de vida. Espero me compartas tu opinión.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com