Martes, 25 Agosto 2020 09:33

Retrofuturismo, las enseñanzas no aprendidas

Written by Joaquín Antonio Quiroz Carranza

Ray Bradbury, en su obra Crónicas marcianas alertó, en 1950, sobre el peligro de la colonización de otros mundos, en esa obra narra la ocupación de Marte como una acción de sobrevivencia, pues la Tierra había sido agotada, pero en ese tránsito transplanetario los terrícolas infectan con sus enfermedades a los marcianos.

Exactamente a la inversa ha ocurrido dentro de los limites terrestres, la colonización de otros “mundos” o ecosistemas ha provocado que los microorganismos transiten de la fauna silvestre o de las especies domesticadas al ser humano provocando enfermedades como la varicela, la viruela, el sarampión, la hepatitis, la gripa, la influenza o el covid-19, por mencionar algunas.

Para evitar nuevas epidemias o pandemias sólo hay un camino: el desarrollo humano responsable y respetuoso del medio natural. La avaricia del capitalismo salvaje neoliberal y su tendencia por avasallar y conquistar todo lo que encuentra en su camino ha impulsado la colonización de otros “mundos” y con ello abrió múltiples cajas de Pandora.

El retrofuturismo, ese conjunto de miradas, de quienes, en el pasado, otearon el porvenir desde una visión literaria crítica, no fue considerada por los reyes del capital, que, como aquellos conquistadores españoles, portugueses, ingleses, italianos, entre otros, se abalanzaron sobre Asia, África, América y Oceanía con la única consiga: acumular oro y plata, comercializar tintes, maderas, esclavos y todo aquello que, desde su visión, fuera una mercancía.

El neoliberalismo, la etapa más salvaje del capitalismo, multiplicó exponencialmente la avaricia de Hernán Cortes, Francisco de Montejo, Velázquez, Aguirre y otros dementes conquistadores. Expandió las fronteras comerciales, urbanas y comerciales, buscó mercancías en las más remotas áreas, facilitó el bio-tránsito y con ello la emergencia de nuevas enfermedades.

Pareciera que el ciudadano de a pie es sólo un insignificante observador de las relaciones sociales y parte integrante de los medios de producción, pero en realidad es un activo consumidor de todos los cacharros que el capitalismo vende.

Por ello, la promoción del NO CONSUMO, debería ser la mayor arma de lucha contra toda la inmundicia del gran capital: no a los refrescos embotellados, no a los productos industrializados, no a las hormonas, no a los agroquímicos, no al agua embotellada, no a la programación televisiva alienante, no al internet basura, no a la enseñanza escolarizada que obliga a obedecer, no a los monopolios farmacéuticos, no a la guerra, no al transporte individualista, no a la inequidad en las relaciones de género, entre otros muchos NO.

La utopía es posible, es una necesidad apremiante, de lo contrario ni los pretendidos viajes a Marte podrán salvar a la humanidad de su obcecado delirio de consumo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com