Martes, 25 Agosto 2020 10:10

Las Fake News no terminan

Written by Karla Negrete Huelga

Durante los últimos meses en el plano digital han proliferado con mayor fuerza las noticias falsas. Olas de información que navegan a través de redes sociodigitales como Facebook y WhatsApp que —de ser verdad— hubiesen terminado ya con el COVID mediante alimentos alcalinos o dosis ingeridas de cloro y productos de limpieza.

Sobra decir que los temas de dominio popular como los termómetros infrarrojos, la extracción de líquido de rodillas y las antenas 5G (por poner los ejemplos más comunes) han circulado indiscriminadamente. En Querétaro también hay ejemplos específicos: el hoy no circula ciudadano, así como entregas de apoyos no comunicados por las vías institucionales y la sanitización aérea.

Lo cierto es que este panorama visualiza dos grandes fenómenos a analizar: el pánico entre las personas que se genera por el coronavirus (prueba de ello están las agresiones a personal de sanitización y al personal de salud), así como la pérdida de legitimidad de los discursos oficiales, frente a la falta de confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas.

En un entorno digital de sobreinformación se generan en la sociedad posturas encontradas: los que leen, se preocupan y comparten toda información que llega para combatir la pandemia, y aquellos que optan por hacer caso omiso a estas ideas y comparten información que cuestiona la veracidad del COVID, bajo la fiel creencia de teorías conspirativas. Cualquiera de estas visiones deja en claro una polarización discursiva con un solo punto en común: la infodemia genera ignorancia.

En días pasados, Teresa García Gasca, Rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, hizo un llamado con especial atención a la comunidad estudiantil, en el que afirmó que la solidaridad, la empatía, la disciplina y el compromiso social son indispensables para contener la pandemia.

Profundicemos en uno de esos puntos desde la arista de la información: el compromiso social. Ante un panorama en donde el 90 por ciento de los mexicanos están preocupados por la información que reciben, es necesario cuestionarse cómo aminorar la marea informativa. Nuestro compromiso social, tanto en la comunidad universitaria como en la sociedad en general, debe ser un consumo responsable de la información. No podemos frenar el inmenso mar informativo, pero sí podemos decidir surfear en espacios de mayor credibilidad y verificar cuáles olas de información compartir.

Tener un papel más activo y crítico en el consumo de información permite crear una conciencia informativa que nos irá adiestrando para reconocer cada vez con mayor facilidad los contenidos falsos.

Es momento de juntar todo tipo de esfuerzos ante esta situación. Como ciudadanos podemos sumarnos al compromiso social informativo si dejamos de alimentar la infodemia al compartir noticias falsas, seamos escrupulosos con la información que compartamos, puede ser perjudicial no sólo para nosotros, sino para los que nos rodean; detengámonos a leer con cuidado no sólo los títulos de las noticias, verifiquemos si las fuentes de donde proviene la información es confiable, y si persiste la duda es mejor no compartir. Sumar esfuerzos puede ser la diferencia.

 

Invito al lector a conocer el proyecto LabUAQ Ciudadanía Digital, un espacio para la formación responsable y crítica de usuarios de Internet.

Facebook:  

Twitter:  

More in this category: Si tienes Zoom ahí te ves »

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com