Miércoles, 04 Noviembre 2020 11:45

Noticias del sur

Written by E. M. Zaragoza

Le ha vuelto el aliento a la América Latina. Dos noticias procedentes del sur le han permitido respirar con alivio después de un año de movilizaciones que, para fortuna nuestra, encontraron un cauce institucional democrático. La irrupción de los ciudadanos en Chile y Bolivia ha marcado una dirección indudable: los pueblos están resueltos a intervenir activamente en los asuntos relevantes. Tendrán los poderes corporativos –los públicos, los privados y los ocultos–, que aprender a lidiar con las fuerzas emergentes y sus legítimos proyectos.

En primer término, por una arrolladora mayoría de 80 por ciento, el domingo 25 de octubre, un plebiscito aprobó poner fin a la Constitución promulgada por la dictadura militar de Augusto Pinochet. Por mandato ciudadano, al cumplirse un año de un estallido social antineoliberal, tendrá que debatirse y promulgarse un nuevo arreglo constitucional, conducido por una convención que será electa por esa nueva mayoría, empujada por la energía renovadora de los jóvenes.

Días antes de esa feliz noticia, por otra arrasadora mayoría formada por los descendientes de los pueblos originarios, el Movimiento al Socialismo vuelve a la presidencia de Bolivia y se hace del control de las cámaras legislativas. En otro asombroso encausamiento institucional de la inconformidad popular, fue derrotado el golpe perpetrado por políticos de la minoría blanca, la cúpula militar y la derecha ultra.

A estas dos naciones debemos añadir, por supuesto, a Argentina, que el año pasado castigó a la derecha. Estamos ante una nueva primavera latinoamericana, prologada por México en 2018: la ciudadanía se ha definido contra el abuso de sus élites y ha optado por caminos democráticos. Son claras las señales que vienen del sur: pueblos originarios, mujeres y jóvenes han alcanzado, por propio derecho, un sitio determinante en la escena pública.

Es necesario que en estas cinco naciones la atención se fije no en los individuos que encarnan los cambios, como obsesiva y patológicamente hace la derecha, sino en el proceso estructural. Que los desplazados sollocen por los privilegios perdidos, pero que ellos y sus coros de locutores, así como los propagandistas que reclaman para sí mismos el título de intelectuales, no distorsionen la dimensión profunda de estos hechos, pues con ello buscan negarle a la mayoría su derecho a llevar adelante y defender su proyecto político y económico.

More in this category: « Zopilote Aguas profundas »

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com