Miércoles, 16 Diciembre 2020 03:50

Querido Santa Clos, no permitas el regreso del PRI

Written by Ricardo Rivón Lazcano

A esa irresponsabilidad nos llevaría el retorno del PRI. La reversión autoritaria restituiría poder a las corporaciones mafiosas que crecieron al amparo del priismo.

Irónico, Jesús Silva-Herzog Márquez reflexiona sobre el retorno del PRI a los Pinos en 2012. La reflexión sucede en diciembre del año 2010.

Si el PRI regresa al poder —dice— podrían pasar cosas horribles. Regresaría el amiguismo, el compadrazgo como criterios de reclutamiento del gobierno federal. ¡Qué terrible sería que el equipo presidencial volviera a estar conformado por asociaciones de camarilla y no por el mérito o la experiencia.

Los amigos del presidente, por el hecho de ser amigos del presidente, en el gabinete del presidente. Si los priistas regresan, se restauraría la lealtad como el requisito básico de reclutamiento, dando paso a una improvisación costosísima para el país. Todo lo que el país ha avanzado en términos de profesionalización administrativa podría venirse abajo.

Por ejemplo, quien nada sabe de telecomunicaciones podría llegar, de pronto, a dirigir la política de telecomunicaciones, o que quien no ha tenido contacto con la legislación laboral, estuviera súbitamente a cargo de aplicarla. A esa irresponsabilidad nos llevaría el retorno del PRI. La reversión autoritaria restituiría poder a las corporaciones mafiosas que crecieron al amparo del priismo. Sin duda, todo lo que hemos ganado en la limpieza del sindicalismo sería revertido. Los mimos a las jerarquías sindicales retornarían.

Silva-Herzog imagina el horror de que el sindicato de maestros se pudiera adueñar de la política educativa. Gravísimo. En un grado extremo de cinismo, los priistas podrían llegar a un pacto electoral con esa organización y les entregarían posiciones políticas, a cambio de los votos. La desvergüenza de los priistas es tal que podrían colocar a un pariente de la cacique sindical en una alta posición administrativa. El corporativismo se incrustaría en el corazón de una política vital para nuestro futuro. Toda la lucha para librar a México de las garras del corporativismo, toda la lucha para combatir los chantajes de un sindicalismo que impide el cambio, se vendría abajo si gana el PRI la presidencia. Si algo hemos ganado en los últimos años es el avance en materia de transparencia y lucha contra la corrupción. Pero si llegan los priistas al poder, no tengo la menor duda de que le declararían la guerra al proyecto. Sería una desgracia histórica tener un gobierno que actúa en contra de la transparencia. De llegar el PRI a la presidencia, las consecuencias serían terribles para la lucha contra la corrupción. De recuperar el Ejecutivo federal, los priistas provocarían que México retrocediera en los índices internacionales que miden la corrupción. Con los priistas podríamos llegar a retroceder una década y veríamos cómo Guatemala nos supera en la tabla. Que no nos quede duda de lo costoso que sería el retorno del PRI. ¿La política exterior de los dinosaurios? Otro retorno lamentable. La diplomacia de los priistas se dedicaría a congraciarse con dictadores y olvidaría la agenda de los derechos humanos. Los organismos internacionales de derechos humanos nos tendrían en la mira, mientras nosotros cerramos los ojos a las dictaduras del vecindario. Sería tan costosa la llegada del PRI al poder en el 2012 que podríamos llegar a perder la paz. Dios no lo quiera.

More in this category: « Corrupción, libertad, religión

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com