Viernes, 30 Octubre 2020 10:52

Vieron

Written by Ricardo Rivón Lazcano

Vieron cómo se esfumaron las clientelas políticas utilizables en batallas electorales y otras guerras intermedias. Vieron y siguen esperando, entre comillas, a Godot.

Uno

Vieron en el horizonte el retorno de un milagroso Estado de Bienestar, más genuino y arropador. Vieron el triunfo de “la izquierda” todavía sin comillas. Vieron la promoción de un desarrollo económico incluyente y redistributivo, porque por el bien de todos primero los pobres. Vieron cómo se abrían las aguas para transitar hacia reformas progresistas: derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, la igualdad sustantiva, la no discriminación por razones de identidad sexual, la despenalización del uso de la mariguana y un largo así.

Vieron que en México (país de todas y todos) las mujeres estuvieron seguras, que su existencia dejó de ser percibida como un simple objeto a ser desechado al antojo de otra persona. Vieron el fin de la impunidad, la lucha transparente y pareja contra la corrupción y vieron sus buenos resultados. Vieron a los militares regresar a sus cuarteles porque los suyo no son las calles, en donde hacen mal la tarea y con frecuencia ni la hacen.

Vieron liderazgos honrados, bienintencionados, corazones llenos de nobleza y empatía. Vieron a la palabra empeñada transformarse en hechos incontrovertibles. Ninguna promesa traicionada. Vieron eso y acudieron en multitud a ungir al que encarnaba el bien para todos. Vieron cómo el líder se comprometió abiertamente con el feminismo, con el cuidado del medio ambiente, con la promoción y respeto de los derechos humanos, con la regulación de las drogas.

Vieron la implementación de políticas educativas de gran calidad, así como la construcción de un sistema de salud capaz de enfrentar satisfactoriamente incluso epidemias inéditas en la historia. Vieron, sorprendidos, funcionar nuevos mecanismos de redistribución de riqueza y el respeto a los agentes que la producen. Vieron la genialidad de una reforma fiscal progresiva como forma razonable de disminuir privilegios torcidos. Vieron, en ese todo integrado, la expansión de las clases medias.

Vieron florecer las ciencias y las artes, el conocimiento útil y la transformación, para bien, de las burocracias. Vieron la extinción de ocurrencias y arbitrariedades del poder arrogante. Vieron cómo se esfumaron las clientelas políticas utilizables en batallas electorales y otras guerras intermedias. Vieron y siguen esperando, entre comillas, a Godot.

Dos

Escribe Teresa Rodríquez, de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM: En La ideología alemana, Marx y Engels plantearon que la determinación más importante es la de la producción de la vida material misma:

“la primera premisa de toda existencia humana y también, por tanto, de toda historia, es que los hombres se hallen, para ‘hacer historia’, en condiciones de poder vivir”.

Pues bien, las narrativas antisistémicas que podemos identificar hoy por hoy en la escena nacional, corresponden a sectores para los que está en entredicho ese “poder vivir”, en donde la producción de la vida está amenazada en su sentido más elemental.

Por eso, mientras los pueblos resisten desde sus prácticas productivas comunitarias a megaproyectos impulsados, en conjunto y con mucho espíritu de cuerpo, por el gobierno y algunos sectores de la alta burguesía, la rabia grita: “¡Nos están matando!”, “¡No más sangre!”, “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. (Revista Este País 01/10/2020).

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com