Martes, 02 Julio 2019 00:00

La desigualdad

Written by Omar Arcega E.

Nosotros los pobres y Ustedes los ricos son películas que forman parte de la historia de nuestro país, han trascendido generaciones. Más allá de sus escenas dramáticas o cómicas, estos filmes reflejan una realidad de México: la desigualdad social. Muchas otras cintas, a lo largo de los años, han recuperado esta temática, algunas desde una perspectiva cómica, otras desde un aspecto dramático.

No es extraño que esto suceda en un país como el nuestro, pues somos parte en una de las regiones más desiguales del mundo: América Latina. Las brechas amplías entre clases sociales, son parte de nuestra realidad desde los tiempos de la Nueva España. Los peninsulares generalmente amasaban inmensas fortunas, mientras que mestizos, indios y negros vivían en una precariedad infrahumana. El México del siglo XIX hizo poco por aliviar esta situación, la Revolución Mexicana generó algunos cambios, sin embargo llegamos al siglo XXI con un clasismo y un racismo que nos impide ser un país unido y sobre todo justo. La desigualdad tiene raíces tan hondas que muchos lo perciben como algo natural y no como una injusticia.

La desigualdad social genera tres problemas en las dinámicas nacionales:

  1. Dificulta la integración social, generando mayor estratificación. Esta falta de integración puede devenir en violencia política y social por parte de algunos grupos, lo que dificulta una cultura de paz.
  2. Se percibe injusta cuando se está en una cultura del privilegio, donde la meritocracia es irrelevante y las mejores posiciones salariales se consiguen por redes familiares o de amigos y no por la propia capacidad personal. Esto genera dificultades en la cohesión social, lo que trae como consecuencia una sociedad con lazos débiles, la cual la hace presa más fácil de las arbitrariedades del poder.
  3. Dificulta el desarrollo sostenible, lo que genera más desigualdad, pues una sociedad donde la riqueza esta mejor repartida, genera condiciones para un mejor cuidado del medio ambiente. Por el contrario, un territorio con profundas desigualdades seguramente tendrá serios problemas de devastación, lo cual acaba golpeando con mayor intensidad a los más pobres.

La desigualdad que una persona sufre está relacionada con cuatro elementos: la etapa de vida en la cual se encuentra, si es hombre o mujer, su condición étnica y el territorio donde vive. Esto influye, entre otras cosas, en su salario y condiciones de trabajo. Así tenemos que es más probable que una niña de origen negro o indígena sufra más desigualdades sociales que un niño mestizo. Por ejemplo, en el 2016, en América Latina uno de cada cuatro niñas indígenas en el medio rural no asistía a la escuela, mientras que la proporción de niñas mestizas en zonas urbanas era de uno de cada doce.

El gran reto social del siglo XXI para América Latina, y por ende para México, es la reducción de las desigualdades, un tema que necesariamente, aunque no exclusivamente, debe pasar por una mejora en los ingresos de sus habitantes, esta debe estar acompañada de una mayor incorporación a los esquemas de seguridad social, mejora en el acceso educativo, estimular salarios lo mejor pagados posibles y un cambio cultural donde unos a otros nos reconozcamos y valoremos como iguales.

 

Twitter: @Luz_Azul

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com