Miércoles, 18 Noviembre 2020 03:54

Los retos de Joe Biden

Written by Salvador Rangel

En toda elección presidencial hay polarización en los puntos de vista de cómo gobernar un país, y más difícil se torna cuando ese país es el líder del mundo.

Después de una elección presidencial única, plagada de hechos y situaciones inéditas donde el presidente en turno, Donald Trump —que buscaba la reelección–, la descalificó antes de que empezara, y al más puro estilo tercermundista se declaró ganador sin sustento, que calificó de fraude las elecciones, y sus seguidores —con armas— estaban afuera cuando se contaban los votos, y las cadenas de televisión que fueron espacio para Trump cortaran sus trasmisiones cuando alegaba fraude en el conteo de los votos en los estados donde no tenía ventaja.

Que el actual presidente prepara una batalla jurídica que se librará en las cortes del país, ya que alega que hubo fraude y se violaron normas electorales.

Pero Joe Biden —con 279 votos electorales— será el presidente número 46 de Estados Unidos y asumirá el poder el 20 de enero de 2021.

Los retos a los que se enfrentará son múltiples, empezando por los domésticos: Biden obtuvo 75 millones 241 mil votos directos, por 70 millones 818 mil de Donald Trump, cantidad importante, considerando que muchos de esos votos son de racistas o antiinmigrantes que ven a los demócratas como “comunistas”.

Biden debe unir al país; después de las elecciones, ha quedado polarizado. En un mensaje, expresó: “Queremos que nuestro país se una, que no se desmorone”.

Tendrá que librar una dura batalla en el congreso y negociar con los republicanos.

Otro de los grandes problemas es el de la pandemia del Coronavirus a quien el actual presidente le ha restado importancia, y que hasta el momento ha cobrado la vida de 240 mil personas. El efecto del coronavirus ha sido una catástrofe en la economía estadounidense, en el segundo trimestre el Producto Interno Bruto cayó 9 por ciento, y la pérdida de 22 millones de empleos.

A nivel internacional deberá rescatar la imagen de Estados Unidos que —en la administración de Donald Trump— pasó de ser “Estados Unidos primero” a “Estados Unidos solo”, con una política aislacionista, que rompió relaciones con organismos internacionales como el Acuerdo de Paris en el cambio climático, y la descalificación de la Organización Mundial de la Salud.

La imposición de elevados aranceles a las importaciones chinas, que ha beneficiado a México, situación se puede revertir.

Deberá revisar las relaciones económicas con la Unión Europea

En cuanto a política migratoria, no se deben albergar esperanzas, dejará de criminalizar a los indocumentados mexicanos, detendrá la construcción del muro, pero lo hecho es probable que se quede: las deportaciones seguirán, no con la espectacularidad de la administración de Trump; no hay que olvidar que en la gestión de Barack Obama —donde fue vicepresidente Joe Biden— se deportaron 380 mil migrantes, cifra que no superó Trump.

Las relaciones con América Latina cambiarán de forma, pero no de fondo; buscarán que en Venezuela se lleven a cabo elecciones, y aumentar la cooperación para evitar el éxodo de migrantes a Estados Unidos.

Deberá detener la inhumana política de separar a los familias de indocumentados.

Y en cuanto a Donaldo Trump, una vez que deje de ser presidente —con un capital político de 70 millones de votos directos— tal vez pretenda postularse en el 2024, pero ha dejado grandes fracturas en su partido con su arrogante actitud de descalificar las elecciones.

Y como reza el refrán mexicano, a Biden le toca “pegar tepalcate”.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com