Lunes, 10 Febrero 2020 00:00

Recuerdos del siglo pasado

Written by Salvador Rangel

A mediados del siglo pasado, la capital de la república (en ese entonces Distrito Federal) tenía tres millones de habitantes, y la del país 39 millones 700 mil.

El Distrito Federal acaparaba la atención de la vida política, social, escolar y deportiva. La década de los años cincuenta está llena de recuerdos; tal es el caso de la película de Luis Buñuel Los olvidados, filmada en 1950 por los rumbos del puente de Nonoalco, que describe con crudeza la vida de un barrio capitalino, que parece no ha cambiado en nada.

En 1955 se publica Pedro Páramo de Juan Rulfo, el Laberinto de la soledad de Octavio Paz, en 1953 se concede a la mujer el derecho a votar y ser votada, en 1953 fallece Jorge Negrete, en 1954 fallece Frida Kahlo y al ser velada en Bellas Artes le colocan una bandera con la hoz y el martillo y se produce un escándalo al momento de que los empleados quieren quietarla, Diego Rivera lo impide; en 1955, la bella Miroslava se suicida y su muerte deja muchas dudas, en 1956 elementos del Ejército desalojan el internado del IPN en el Casco de Santo Tomás; en 1957 en un accidente aéreo fallece Pedro Infante. Diego Rivera fallece en 1957. Y en la madrugada del 28 de julio de 1958 un temblor derriba el Ángel de la Independencia.

En 1959 fallece José Vasconcelos, quien en 1929 se dice que ganó las elecciones presidenciales al naciente Partido Nacional Revolucionario que postuló a Pascual Ortiz Rubio, quien finalmente renuncia el 2 de septiembre de 1932 por la intromisión en su gobierno de Plutarco Elías Calles.

En 1959 se manifiestan los trabajadores ferrocarrileros con Demetrio Vallejo al frente, al gobierno aplica el delito de disolución social y lo encarcela once años en el penal de Lecumberri. En ese mismo año, los maestros pretenden democratizar el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y son reprimidos, Othón Salazar encabeza el movimiento con el Movimiento Revolucionario Magisterial.

En esa época las “buenas conciencias” se escandalizaban por el mambo, nuevo ritmo creado por el cubano Pérez Prado, y el “Bárbaro del ritmo” Beny Moré, los jóvenes bailaban al ritmo de las orquestas de Acerina, Carlos Campos, Enrique Jorrín creador del Chachachá, creador del ‘Rico vacilón’, ‘El bodeguero’.

Para bailar existían el California Dancing Club (el califas), en la calzada de Tlalpan 1889, el Smyrna en la calle de Isabela Católica, ahora está la Universidad del Claustro de Sor Juana Inés de la Cruz, el mítico salón Los Ángeles en la calle de Lerdo 206 y para resaltar su importancia se dice “Quien no conoce Los Ángeles, no conoce México” lugar a donde acudían jóvenes de toda la ciudad a bailar al ritmo de Acerina y su danzonera, el Colonia en el 33 de Manuel M. Flores en la colonia Obrera, el músico Alejandro Cardona compuso en su honor el danzón ‘Colonia’.

Y para las graduaciones, el salón ‘Riviera’ en la avenida Cuauhtémoc (donde ahora está la estación del Metro División del Norte), también se organizaban “Thés danzantes”, los domingos de cinco a diez de la noche, no se vendía alcohol. El Riveira puso de moda los bailes de Blanco y Negro, fue sede de los Bailes de Primavera, y los jóvenes bailaron al ritmo de la orquesta de Ingeniería, de Pablo Beltrán Ruiz.

Y ahora los nostálgicos escuchan en sus discos de vinyl de 33 revoluciones a Pérez Prado interpretando los mambos del Politécnico, de la Universidad, y del ruletero.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com