Jueves, 02 Julio 2020 12:50

Semestre negro

Written by Salvador Rangel

Así como en nuestra vida personal existen sucesos que quisiéramos olvidar, pero no podemos, que han dejado huella indeleble, ahí están no se borran; lo mismo sucede en episodios de la vida nacional y es precisamente el primer semestre del 2020, con 182 días que han tenido de todo, para todos, nadie está exento de un episodio que marcará su vida de hoy en adelante.

En los primeros días del año nos enteramos de un nuevo y extraño virus en China, lo tomamos como noticia, eso está muy lejos de nuestro país, no llegará y… se hace presente con el primer fallecido el 19 de marzo en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) en la Ciudad de México, y en menos de una semana las autoridades sanitarias aplican por primera vez en la historia el confinamiento masivo de la población, incluye suspensión de clases en todos los niveles, la actividad productiva no fundamental cesa sus actividades, y todo mundo a usar cubre boca.

De inmediato se alzan voces para reclamar al gobierno su tardía aplicación de las medidas sanitarias, otros consideran que actuó oportunamente, tomando en cuenta el deterioro del sector salud, olvidado en varios sexenios, se pone en evidencia la falta de equipo y de personal médico calificado.

Se habilitan hospitales para recibir exclusivamente a contagiados por el virus y la cuenta macabra de defunciones es informada diariamente.

Se inundan las redes de noticias falsas y por descabelladas que sean, hay quien cree en ellas y las propaga.

En los primeros días de mayo, se difunde un video en que un miembro del frente nacional en contra del presidente, señala que debe renunciar el 1 de diciembre, no antes ni después. A este video se suman otros en el mismo tenor.

Y en varias ciudades el país, caravanas de automovilistas por medio de cartulinas y letreros en los cristales piden la renuncia del presidente.

En junio las autoridades sanitarias deciden volver a “a la nueva normalidad”, pero es un caos, algunas personas en la calle sin cubre boca, sin mantener la distancia requerida y por consiguiente el número de contagios y muertos no disminuye.

Y al número de fallecidos por el coronavirus, reconocidos oficialmente al 30 de junio ascendía a 27 mil 769, hay que sumar las personas asesinadas por el crimen organizado y no organizado, que hasta mayo era de 12 mil 228 personas privadas de la vida.

En marzo, los criminales no respetaron la cuarentena y hubo dos mil 585 asesinatos, con promedio de 83 diarios, lo que demuestra que la violencia es tan letal como el virus.

El 23 de junio, a las 10:29 se registró en la Ciudad de México un temblor de 7.5 grados y dos minutos de duración con epicentro en Oaxaca donde el sismo cobró la vida de tres personas y dañó viviendas.

El 25 de junio polvo procedente del Sahara llegó a Cancún con el consiguiente riesgo de enfermedades respiratorias.

Y a este panorama, hay que mencionar el atentado a las 6:35 de la mañana del viernes 27 de junio en contra del jefe de policía de la CDMX que cobró tres víctimas, dos escoltas y una mujer que transitaba por la acera.

Y los nostálgicos que creen que se acabaron las calamidades, y el segundo semestre será tranquilo.

 

rangel-salvador@hotmail,com

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com