Lunes, 25 Enero 2016 00:05

Yosheline, forever

Written by

Al día siguiente, el hecho fue omitido de la primera plana por el propio Noticias y publicado en su emblemática sección policíaca, en donde ya no se atrevían a afirmar que el cuerpo descubierto pertenecía a Yosheline, sino que se limitaban a señalar que los especialistas en el  ramo se encontraban en el proceso de identificar a detalle el cadáver de una mujer envuelta en bolsas negras. Solamente en su versión digital, los reporteros Tania talavera y Rubén Pacheco sostenían en el segundo párrafo que “de acuerdo con nuestras fuentes, es muy posible que se trate de Yosheline Arenas Heredia de 19 años de edad, quien está desaparecida desde el pasado 11 de diciembre del 2015, cuando salió del gimnasio”.

Además, en la edición en línea de este medio, modificaron la cabeza de la nota y simplemente la denominaron: “Embolsada en El Marqués” “. En la misma nota, hacen referencia a que el cuerpo aun contaba con los tres tatuajes que la joven tenía en vida. Además, señalan, que los familiares se negaron a identificar el cuerpo, cuando el día anterior habían afirmado lo contrario. Para rematar, insisten en lo mismo: “De dar positivo en las pruebas periciales, será hasta entonces cuando la SEMEFO haga entrega del cuerpo a los familiares de la joven, pues fuentes cercanas (las cursivas son mías) aseguran que los restos encontrados pertenecen a la desaparecida, como lo sostuvo este medio desde el día en que fue encontrado el cuerpo (las cursivas también son mías). Así, finalizan la nota.

En otro punto de la información, se afirma que una persona allegada expresó que esperarían la versión final de las autoridades, “por lo que pidió la seriedad y la prudencia del caso” (el entrecomillado es mío, otra vez). Subrayo la expresión anterior porque justamente, eso no es lo que hizo el periódico Noticias al dar amplia cobertura a este suceso. En primera, comete un pecado capital para el ejercicio periodístico más elemental: comprobar la información antes de darla a conocer públicamente. Lo anterior, se constata tan sólo con el encabezado de su edición del martes 19 de enero: “Doloroso final”, lo cual implica una afirmación contundente del hecho que desglosa después en el resto de la nota. Mejor hubiera sido el título de su versión en línea y no hubiese cometido el yerro que señalo.

El segundo error: sabemos que en la práctica periodística el reportero tiene el derecho de guardar sus fuentes para la protección del informante; sin embargo, en este caso, el hecho de que sólo argumente que “fuentes cercanas” les proveyeron de tal afirmación no es suficiente para dar por sentado que la información es verdadera y, peor aún, publicarla sin tener la certeza de verdad que requiere la noticia. Ya me quiero imaginar la reacción de la familia de Yosheline al leer la nota aludida, sin que se haya comprobado su veracidad. El dolor causado, no tiene justificación alguna.

Esta falta de ética del medio en cuestión se debe a una de las grandes taras del periodismo poco profesional: la obtención de la primicia informativa a costa de lo que sea. No importa si todavía no está comprobado, lo realmente importante es quien lo dice primero. Lo anterior se corrobora, porque ningún otro medio impreso se anticipó de esta manera al suceso, sino que observó la ética periodística y la prudencia humana y moral que requiere el tratamiento informativo de un caso tan delicado y sensible para la ciudadanía. No se vale.

Por otro lado, esta es una severa llamada de atención a las autoridades responsables de la seguridad pública del estado y del propio gobernador Francisco Domínguez. Ya lo había advertido el semanario Libertad de palabra, quienes realizaron una cobertura y un seguimiento muy profesional y responsable del caso que nos ocupa y en donde evidenciaron las fallas garrafales en la investigación al grado de alertar a los posibles secuestradores solicitándoles “amablemente” que se presentasen a declarar.

El tema de los desaparecidos en Querétaro es de los más graves y sensibles y si el gobierno panista a cargo de Francisco Domínguez, no ataca el problema de raíz comenzaremos a ver el declive no del gobernante en turno, sino del espíritu de toda un pueblo que alguna vez creyó. No maten la esperanza…

 

 

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com