Sábado, 08 Mayo 2021 18:07

Tom en la Granja Featured

Escrito por: Rick Trejo

El dolor, el miedo, la tensión y el intenso deseo por mantener encerrados los deseos pasionales se pintan, desde la mano de Xavier Dolan, en un cuadro en donde la violencia escala y vibra de una manera fenomenal, creando una escena bella, delicada y a la vez, estremecedora. Tom en la granja, una película estrenada en 2013 en el Festival Internacional de Cine de Venecia, demuestra que las sensaciones deben detallarse y construirse para poder atravesar las imágenes de la pantalla.

La historia se desarrolla en las entrañas de un pueblo apartado. Tom, un joven escritor publicista, llega al funeral de su exnovio, quien vivía en una granja con su madre y su hermano mayor, Francis. Ante tanto panorama nefasto, caras extrañas y una madre cansada y devastada, Tom tiene que lidiar con el luto de su recién fallecido novio, a la vez que descubre que, sin importar la cercanía que tuvo con este, nadie parece reconocerlo. La relación de Tom fue, en gran parte, una mentira elaborada. Y mientras Tom intenta sacar a la luz la relación que mantuvo con aquel a quien amó, Francis, el hermano mayor, hará lo imposible para mantener el secreto.

Lo interesante en esta cinta es la forma en la que está construida. Xavier Dolan, quien adaptó, protagonizó y dirigió la película, le presta mucha atención al detalle. Es verdad que la historia se desarrolla de manera lenta, pero esa es justamente su esencia. Cada elemento utilizado en las escenas le aporta un golpe emocional a la trama. Los paisajes, la apreciación hacia los personajes y el juego de luces hacen que incluso una conversación normal se torne tensa y sombría. Cada momento se toma su tiempo, y poco a poco va tomando forma.

Tom en la Granja habla de muchas cosas. Por un lado, tenemos el duelo encarnado de tres maneras distintas: el de la madre, lleno de dolor y sufrimiento; el de Tom, quien luce frustrado y dolido, y el de Francis, a quien el funeral parece serle más un desperdicio de tiempo.

Así mismo, podemos ver a través de Francis la homofobia, que empieza a explotar cada vez que su atracción hacia Tom se intensifica. Este personaje convierte su represión sexual en frustración, y posteriormente en ira, que finalmente toma la forma de la violencia. En la mente de Francis hay una lucha constante entre su deseo y sus ideologías, culpando de esto a Tom.

Tom por su parte, es más bien sumiso. Aunque Francis es peligroso y le hace daño, en ocasiones deja entrever un asomo de deseo hacia el hermano de su exnovio muerto. Una parte de él cree que busca en Francis los restos de su amante, pero otra parte, menos razonable, le hace creer que la bruma de crueldad en los ojos de Francis es, en realidad, atractiva.

Y entre secuestro, abusos, y constantes agresiones, Tom termina descubriendo algo mucho más oscuro en la familia que el carácter de Francis. La razón, quizá, por la que él era irreconocible para la familia.

Tom en la granja es una película que exige mucha atención y paciencia. La atmosfera que se consigue es digna para un drama de terror psicológico, y la propuesta que hay entre el erotismo y la violencia causan en el espectador sensaciones de tensión, incomodidad y euforia. Si buscas algo diferente, intenso y dramático, dale la oportunidad a Tom en la Granja.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com