Lunes, 08 Marzo 2021 00:00

Crónica: “La primera marcha feminista en Ezequiel Montes”

Escrito por: Sandra Luz López Ríos

Es un pueblo en el que todas hemos violentadas de mil formas, donde si no te casas joven eres una “quedada” y donde a pesar de ser “gobernados” por una mujer de izquierda, no existen protocolos violencia de género en las escuelas y espacios públicos.

El año 2020 fue un hito importante para el feminismo no sólo en Latinoamérica y México con el auge de lo que muchas personas denominan “La primavera violeta” en el que ha germinado la semilla de la alegre rebeldía feminista, sino que han empezado a haber brotes de gritos de liberación femenina en los más lugares más remotos y machistas del país, como lo es en el municipio de Ezequiel Montes.

Un pequeño pueblo machista y ultraconservador, donde a todas las mujeres nos han llamado “putas”, donde es bien sabido que los “packs” se intercambian cual tarjetas de ‘Yu Gi Oh!’ en el que incluso se conoce a los sujetos implicados en los grupos de intercambio pero nadie ha hecho nada, porque existe mucho miedo, donde hubo un intento de feminicidio y quedó silenciado porque el agresor tenía “influencias importantes”.

Es un pueblo en el que todas hemos violentadas de mil formas, donde si no te casas joven eres una “quedada” y donde a pesar de ser “gobernados” por una mujer de izquierda, no existen protocolos violencia de género en las escuelas y espacios públicos, inclusive, si se hace un análisis de la agenda política del gobierno en turno, no hay cabida para la lucha de género; en este municipio, ubicado a 62 kilómetros de la capital Queretana se llevó a cabo la primera marcha feminista en la historia el día 8 de Marzo del 2020, cosa impensable hasta hace unos años, ya que aún en la actualidad siguen persistiendo tradiciones y costumbres opresoras de las libertades de las mujeres.

No, no fuimos cubiertas por los medios de comunicación, que ni siquiera se haya sabido que fue lo que ocurrió ese 8 de marzo del 2020 fuera de las mujeres que asistimos, puede que para muchas personas no haya sido “la gran cosa”, porque la convocatoria de morras no fue tan grande.

No nos comparamos con las marchas de las grandes ciudades como la CdMx y el mismo Querétaro, pero resulta importante que los gritos de libertad están teniendo eco en distintos puntos, así fuéramos pocas.

La invitación y organización la realizaron tres jóvenes de la entidad quienes empezaron a convertir un sueño en realidad, es ahí donde a través de una compa llega a mí, con lo que el corazón se me llenó de alegría y emoción, pues estaba viendo las primeras bases de lo que es un movimiento revolucionario en mi pueblo, y no sólo eso, sino que podía ser parte de ello, podríamos marcar la historia de Ezequiel Montes para siempre, empezar un cambio, la transformación que queremos, es

por ello que desde mi experiencia en asistir a marchas en la ciudad les ayude con lo que pude, a armar contingentes, compartir literatura y me ofrecí a dirigir las consignas para gritarlas en la marcha, con esto creamos el primer grupo de apoyo entre mujeres “Las violetas de corral blanco”.

Fue increíble la sensación y el cobijo de todas las mujeres asistentes ante las miradas incrédulas de hombres y mujeres, todas teñidas de morado aprendiendo las consignas para gritarlas y exigir justicia por todas las que ya no están, la fuerza que imprimimos a cada paso, retumbaba en cada rincón del pueblo, como una pequeña ola que, con gran poder, va marcando un camino del que ya es imposible regresar, jamás nos sentimos solas, nos hicimos hermanas y formamos alianzas, si bien no éramos más de 50, construimos el primer escalón de una lucha que compartimos y que seguiremos compartiendo.

Durante toda la marcha se corearon las consignas con gran entusiasmo mientras recorrimos las principales calles de Ezequiel Montes, se paró durante cuatro momentos, el primero en el bulevar principal de la entidad, un minuto de silencio sentadas en el piso, el siguiente, fue subir una historia a redes sociales diciendo “No estás sola” el cual se convirtió en un performance de El Violador eres tú de la colectiva “Las Tesis”.

Después se hizo un gran círculo, un abrazo sororo en el que brincando se gritó “JUSTICIA”, hacia el final se hicieron dos actos, uno en la plaza principal del pueblo cantamos la consigna “Ahora que estamos juntas…” y el otro, frente a la estatua de “Ezequiel Montes Ledesma”.

Se leyeron la historia de 10 feminicidios que han sacudido el país, mientras se leían las historias, con gis se escribieron sus nombres en la estatua, se pegaban sus fotografías y se encendía una veladora, me pidieron que le pusiera unos pañuelos morados a la estatua así que me subí con ayuda de las compañeras y lo hice, también pegamos uno de los carteles más grandes a la misma, alrededor, se dejaron todos los carteles, las flores, las veladoras como símbolo de que la lucha feminista ha llegado y que será imparable, somos las mujeres que se han atrevido a hablar, que ya no callaran injusticias y que lucharán cada día, a cada suspiro por ver, un futuro diferente de nuestras hermanas ezequielmontences.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com