Lunes, 08 Marzo 2021 00:00

Las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica Featured

Escrito por: Ángel Balderas Puga

El pasado 1 de febrero, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, envió al congreso federal una iniciativa para reformar algunas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica. El presidente utilizó un mecanismo llamado iniciativa “preferente” aprobado por PRI y PAN en 2014.

La ley fue aprobada por el congreso federal el 23 de febrero y por el senado el pasado 3 de marzo. Al no ser una reforma constitucional, ya se cumplieron los requisitos legales para que dicha ley entre en vigor, falta sólo su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

La discusión alrededor de esta ley revivió un debate abierto en 2007, y nunca cerrado, cuando PAN y PRI hacen el primer gran intento por privatizar parte del sector energético mexicano. Recordemos que la llamada reforma energética fue aprobada en la cámara de diputados en diciembre de 2013 con 354 votos a favor: 209 del PRI, 107 del PAN, 28 del Partido Verde y 10 del PANAL. En esa ocasión se opusieron 131 diputados (95 del PRD, 13 del PT, 19 del MC, tres del PAN y uno del PRI) y aprobada en el senado con 95 votos a favor (PRI, PAN y sus aliados) y 28 en contra.

Sin embargo, la insurgencia electoral del pueblo mexicano, en el verano de 2018, cambió la correlación de fuerzas en ambas cámaras.

En esta ocasión, las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica fueron aprobadas en la cámara de diputados con 304 votos a favor (243 de Morena, 42 del PT, 18 del PES y un voto de un independiente) y 179 en contra: 76 del PAN, 48 del PRI, 24 de MC, 12 del PRD, 11 del Verde, cuatro de Morena (que están en la fracción de Morena pero que vienen del Verde), uno del PES y tres independientes. Es decir, prácticamente se invirtieron los sentidos de los votos de los mismos partidos.

Los que en 2013 aprobaron la apertura del sector energético a privados, sin poner candados a extranjeros, hoy se oponen a que el estado retome un poco del control perdido, pues pretenden que la prioridad en el sector energético la tenga un grupúsculo de empresas, la mayoría extranjeras, por encima del interés público.

En el caso del senado, las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica fueron aprobadas con 68 votos a favor (de Morena y aliados) y 58 votos en contra (PAN, PRI y sus aliados).

Este tipo de procesos son totalmente democráticos. Cuando cambia el sentido de un gobierno y llegan al poder los que antes eran oposición, los papeles se invierten y los que estaban en el poder se convierten ahora en oposición. Y, lógico, cuando llegan al poder partidos políticos de signo opuesto, una de sus tareas esenciales es reformar leyes consideradas como lesivas. Lo hace la izquierda, pero también lo hace la derecha. Ni siquiera se necesita que haya diferencias ideológicas sustanciales.

Por ejemplo, Joe Biden, en Estados Unidos, desde el primer día de su gobierno emitió decretos sobre políticas públicas que van en sentido totalmente contrario a la política pública que había seguido el gobierno de Donald Trump. Y que van desde la política migratoria a la estrategia gubernamental para parar los estragos de la pandemia de coronavirus, de la política ambiental a las relaciones exteriores.

Por eso sorprende que haya quienes gritan al escándalo por una iniciativa preferente para reformar una ley en un proceso totalmente democrático, legal y legítimo. En entregas posteriores analizaremos los cambios contenidos en la reforma.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com