Lunes, 31 Mayo 2021 00:00

Del cambio a la transformación, algo hicimos mal

Escrito por: Daniel Muñoz Vega

En el año 2000 la democracia se puso de moda. Un país que había sido gobernado 70 años por el mismo partido, tuvo por primera vez en su historia elecciones limpias; el partido hegemónico dejó 'por la buena' el gobierno para convertirse en oposición.  Aquello fue una fiesta. A las ocho de la noche del 2 de julio del 2000, las encuestas de salida confirmaban lo que parecía imposible, que el PRI había perdido la elección. Poco tiempo después salió Francisco Labastida, quien fue el candidato del Revolucionario Institucional, a aceptar su derrota. En el Ángel de la Independencia se congregó la gente a festejar la victoria de Vicente Fox, entre aquella masa de personas pasaba un ataúd de cartón con las siglas del PRI. Vicente Fox tomó el micrófono y la gente lo interrumpió al grito de ¡No nos falles!

Hace 21 años, en la cosmovisión nacional, hubo una oportunidad de cambio porque el gobierno tenía un alto grado de legitimidad. Quizá, viéndolo en retrospectiva hoy, 21 años después, sería para que estuviéramos construyendo una verdadera democracia en los cimientos que se tuvieron que haber puesto en aquel tiempo. Hoy tenemos un país con un problema de violencia mayúsculo, donde la realidad social de millones sigue siendo prácticamente la misma, sumergidos en la pobreza y sin un futuro esperanzador, mientras que el encono social y político es cada vez más intenso. ¿Qué hicimos mal en dos décadas para llegar a tan lamentable situación?

En el año 2000 la narrativa fue la del cambio; 18 años después, cuando López Obrador ganó las elecciones, el discurso fue el de la transformación. Y del cambio a la transformación, el país se ha sumergido en problemas cada vez más severos, y las opciones políticas para ocupar espacios de poder cada vez son más absurdas. El gobierno de Vicente Fox lo que hizo fue acomodarse en las viejas estructuras de poder y auspició el mismo esquema de corrupción que los gobiernos anteriores. Con Felipe Calderón inició un periodo muy cruento de violencia, mismo que se ha recrudecido al paso de los años. Con el PRI la corrupción fue grotesca y la impunidad fue a gran escala, y bueno, por el deterioro que vivió el país en esos 18 años fue que se viró al gobierno de López Obrador, que vaya, navega en una narrativa delirante, simulando una transformación que no existe y que cada vez, muestra más signos de descomposición.

¿Qué se hizo mal en estos años para llegar a tan deprimente situación política, social y económica como la que vivimos hoy? No podemos ser de memoria tan corta y pensar que los grandes males de este país empezaron en 2018. Esta decadencia es estructural. Quienes han ocupado posiciones de poder han sido incapaces de tener las miras más altas y pensar en la construcción de una verdadera república. El discurso de López Obrador, en su etapa opositora, lograba el contraste, por eso su papel cobró relevancia. El actual Obrador tiene un serio problema de amnesia que le hizo olvidar su retórica. Hemos llegado al punto de que las fórmulas se agotaron, y esa falta de proyectos serios, ha llevado al país a una severa depresión, que se refleja en las campañas políticas más patéticas de las que se tenga memoria.

El partido gobernante ofrece muy poco, pretende ganar el Congreso con el delirante discurso de la transformación. Lo que hay de oposición, que es realmente pobre, ofrece regresar a lo anterior, como si lo anterior fuera deseable. ¿Qué nos queda como país? ¿A dónde dirigir el voto? Hay una masa de candidatos a lo largo y ancho de todo México que no tienen idea de lo que están haciendo, y muchos de ellos en pocos meses ocuparán posiciones de poder. Ya no podemos hablar de PAN, PRI, MORENA, como entes diferentes, hay que hablar de una clase política en general que tiene a México en vilo. No veo un panorama claro de que la vida pública de México mejore; en 21 años -del cambio a la transformación- algo hicimos mal, algo hicimos fatal, por lo que estamos ante un lamentable escenario que no se ve por dónde pueda mejorar, por lo menos no por el camino de quienes hoy aspiran a cualquier puesto de poder.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com