Lunes, 31 Mayo 2021 00:00

Deer Park para principiantes

Escrito por: Ángel Balderas Puga

Un país que no produce aguacates o no produce los suficientes para cubrir sus necesidades, los tiene que importar, como hacen nuestros vecinos del norte cada vez que hay un Supertazón de futbol americano. Un país que no tiene litio para fabricar baterías o no produce lo suficiente para cubrir sus necesidades, o importa el litio o importa las baterías. Un país que no produce vacunas contra la covid-19 las tiene que importar y eso siempre y cuando el fabricante se las quiera vender. Esto es elemental en todos los campos de la economía y va desde las materias primas hasta los productos procesados y así ha sido siempre en la historia de la humanidad, lo hicieron los olmecas y los incas, los romanos y los vikingos, los mongoles y los chinos, antes y después de Cristo.

Los petrolíferos no pueden ser la excepción. Los países que no tienen petróleo tienen que importar gasolinas, diésel, turbosina (combustible para aviones y helicópteros), gas licuado o asfalto y tienen que pagar el costo de la materia prima más el costo de la refinación del petróleo para producir los combustibles antes mencionados.

Lógicamente, sale más barato adquirir el petróleo y procesarlo en el propio país, para no tener que pagar el costo agregado de la refinación. Esto explica por qué muchos países que no tienen petróleo tienen una gran capacidad de refinación. Aquí algunos ejemplos de países no petroleros, relativos a 2019 y su capacidad de refinación de barriles de petróleo al día: Japón y Corea del Sur tienen refinerías suficientes como para refinar 3 millones; Alemania 1.8 millones; Italia, España y Holanda alrededor de 1.3 millones; mientras que Francia y Tailandia refinan alrededor de un millón.

También hay países productores de petróleo que, como no cubren sus necesidades con lo que producen, se ven obligados a importar petróleo para alimentar sus refinerías. Es el caso de China, que importó en 2019 ni más ni menos que 10 millones de barriles diarios, o Estados Unidos, que importó 3.4 millones al día ese mismo año o India, que importó 4.4 millones diarios o Indonesia que importa un millón al día.

¿Por qué países petroleros y no petroleros refinan petróleo? Porque si no lo hicieran, sus países se paralizarían, no serían viables y serían vulnerables al depender del extranjero. ¿Es tan difícil de entender esto?

Da la impresión de que muchas personas no saben que el 92 por ciento de la energía necesaria para el transporte de personas y mercancías, a nivel mundial, la proporciona el petróleo. Aún no hay energías que puedan sustituir al petróleo en este sector. Además, el petróleo proporciona el 34 por ciento de la energía necesaria para que funcionen las industrias, el 10 por ciento de la energía para el sector residencial y el 8.6 por ciento de la energía necesaria en los servicios.

En 2020, a nivel mundial, se refinaron 72 millones de barriles de petróleo al día y se prevé que para 2050 aumente a 86 millones de barriles diarios. Así que aún hay décadas de futuro para la refinación.

En México se consumieron aproximadamente, en el período 2006-2018, un millón 600 mil barriles diarios de gasolinas y diésel. Nuestra capacidad instalada en nuestras seis refinerías en México es de 1.4 millones de barriles, pero el PAN y el PRI, en 2018, las dejaron funcionando apenas al 42 por ciento de su capacidad, es decir, con una producción de unos 600 mil barriles diarios. Por lo que, para cubrir las necesidades del país, en 2018 se tuvieron que importar 595 mil barriles diarios de gasolinas y 240 mil barriles diarios de diésel, con un costo de 600 mil millones de pesos, el equivalente del presupuesto de 15 años de la UNAM o de un estado como el de Querétaro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com