Domingo, 03 Septiembre 2017 19:00

Acceso a medios, la otra pelea electoral (Primera parte)

Escrito por: Carlo Daniel Aguilar González

Las bases jurídicas de lo que se puede y no se puede en este proceso electoral están en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), que sustituyó al COFIPE, y la Ley Electoral del Estado de Querétaro.

Dos fortalezas de la reforma electoral de 2007, que –recordemos- enojó al duopolio televisivo y a los dueños de los principales medios de comunicación comerciales en el país, fueron impedir que millones de pesos de recursos públicos pasaran directamente a manos de particulares con los “acuerdos” entre el propietario del medio y el candidato o partido político para la transmisión de spots, como ocurría con anterioridad, además de que el uso del espectro radioeléctrico por parte de partidos políticos y candidatos no recurrirá a la denostación o descalificación.

Después de la experiencia de polarización y confrontación que se vivió en el proceso electoral de 2006, acompañada de un despilfarro exagerado del erario en medios de comunicación –preguntarle a Vicente Fox, aunque se enoje-, la mayoría de los senadores del periodo 2006-2012 no se arrodilló ni cedió a las presiones del duopolio. Los legisladores federales sacaron adelante esa reforma electoral, que sentó parte de los cimientos que hoy tenemos.

La LGIPE vino después, al inicio de este sexenio federal. El capítulo I del título segundo de la ley –que comprende del artículo 159 al 186- establece las pautas y las reglas que deben cumplir los partidos políticos y coaliciones para acceder a tiempos y espacios en radio y televisión en el marco de los procesos electorales.

En este capítulo vienen señalados con precisión los tiempos que podrán disponer tanto los organismos electorales (INE, los OPL) como los partidos políticos, diariamente, en radio y televisión, según sean periodo de precampaña o de campaña.

El artículo 165 señala que el instituto dispondrá de 48 minutos diarios en cada estación de radio y televisión, desde que empiezan las precampañas hasta el día de la jornada. Estos 48 minutos tienen que distribuirse en la programación de las 6 a las 24 horas.

En el caso de los partidos políticos, la votación importa para el tiempo total que tendrán acceso a radio y televisión: el artículo 167 especifica que del total del tiempo, 30 por ciento se distribuirá de forma igualitaria y 70 por ciento en proporción al porcentaje de votos de la elección inmediata anterior.

Durante el periodo de precampañas a nivel federal, el conjunto de partidos políticos nacional podrá disponer en total de 30 minutos diarios en cada estación de radio o canal de televisión, con base en pautas que apruebe el Comité de Radio y Televisión del INE. Los concesionarios y dueños de los medios NO PODRÁN COMERCIALIZAR el tiempo no asignado por el instituto.

Para el periodo de campañas, los partidos políticos podrán disponer de 11 minutos más diariamente, en cada estación de radio y canal de televisión. Veremos y escucharemos 41 minutos correspondientes a partidos políticos nacionales, más 7 minutos para el instituto u organismos electorales en las entidades, lo que da un total de 48 minutos (puntualizados en el artículo 165).

Según el artículo 176, en las precampañas locales el instituto también buscará distribuir, con el apoyo de la autoridad electoral administrativa de los estados, 30 minutos diarios en cada estación de radio y canal de TV, para que los puedan utilizar los partidos políticos en su conjunto.

El Consejo General del instituto y el Comité de Radio y Televisión son las instancias internas directamente involucradas en hacer cumplir lo correspondiente al acceso a radio y televisión, durante los procesos electorales.

Regreso a la importancia de la reforma electoral concretada en 2007: para evitar episodios y polarización como en 2007, los partidos políticos tienen que evitar la denostación y la descalificación como piedras angulares de su estrategia a través del uso de medios. De entrada en el tiempo que regula las autoridades electorales tienen limitaciones si se plantearan ese objetivo.

Una de las peleas a seguir con detalle en próximos días será el acceso a los medios, en el proceso. Aquí también cada partido político y coalición buscará aprovechar al máximo los beneficios.

En posterior entrega comentaremos los beneficios y los perjuicios que implicaba tanto la propuesta del INE denominada “cancha pareja”, como lo que finalmente se acordó y aprobó para este proceso electoral. El acceso a medios es un tema que tiene pertinencia ahora.

 

@carloaguilarg

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com