Lunes, 02 Marzo 2020 00:00

Conversos

Escrito por: E. M. Zaragoza

Lo confieso, estoy perplejo. ¡Es más fácil comprender el misterio de la transfiguración del Señor! Ahora resulta que la Iglesia Católica, el Partido Acción Nacional y la empresa productora de la cerveza Tecate hacen profesión de fe feminista. Conversión súbita. Escéptico frente a prestidigitadores, pienso que al promover el paro nacional del 9 de marzo, esas tres venerables majestades no se forman en la fila del feminismo, sino en la del cinismo y el oportunismo.

En buena hora, la causa de las mujeres se ha colado a la agenda nacional. Importa poco si lo han hecho rompiendo cristales, incendiando edificios o pintando monumentos; lo importante es que la han visibilizado. Su lucha lleva décadas y ha tenido paradas notables, que van desde el reconocimiento de sus derechos políticos en 1953 hasta la paridad de género en 2019, pasando por la primera Conferencia Mundial sobre la Mujer, en 1975, convocada por las Naciones Unidas precisamente en México.

Qué bueno que todo el mundo se adhiera al paro. Pero me muestro escéptico ante algunos abajofirmantes. La Iglesia católica es una institución de dominio absolutamente masculino e históricamente ha negado a las mujeres todo derecho a participar en sus estructuras; el mismísimo papa Francisco ha admitido que las monjas suelen fungir como sirvientas de los curas. Menos creíble parece el PAN, que sólo busca recuperar algunos votos perdidos en el tsunami de 2018, pues habrá que tener presente que entre los máximos profetas de ese partido hay quienes ven a las mujeres como un viejerío formado por lavadoras de dos patas. ¿Y la cervecería? Bueno, pienso que alguna responsabilidad debe tener Tecate en el creciente alcoholismo entre mujeres, que en sólo cinco años se incrementó en más de 200 por ciento. Además de que, por cierto, entran al alcoholismo cada vez a edad más temprana.

Es cierto que la causa de las mujeres no puede confinarse a una ideología, pero hay que diferenciar entre el activismo de los colectivos y las razones de núcleos poderosos que atienden más bien al propósito de borrar su responsabilidad en la catástrofe que el actual gobierno federal heredó.

Es pertinente meditar en las razones profundas de la violencia en general, y particularmente de la que se ejerce contra las mujeres, tanto la del Estado como la del interior de la familia. Preguntémonos por las causas profundas de las muertes de Fátima, Ingrid y Karol Nohemí, los síntomas que desataron la furia. Ojalá que sea sincera la conversión súbita de esta trinidad que forman el clero católico, la nomenclatura panista y los industriales del alcoholismo. Para constatar que irán más allá del desplante propagandístico, aguardaré cinco años.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com