Lunes, 18 Enero 2021 08:07

WhastApp y la desinformación

Escrito por: Karla Negrete Huelga

Para comenzar el 2021, WhatsApp anunció cambios en sus términos y condiciones de uso, lo que se ha posicionado como un tema en el ojo de los medios de comunicación, usuarios, activistas, y ha afectado a una gran parte de los mexicanos. Como buen país creador de contenidos fake, el tema fue un target para la creación de rumores y cadenas desinformativas transmitidas incluso desde la propia plataforma en cuestión.

El asunto no sólo está en la mira nacional; a nivel global, la preocupación fue latente en los países fuera de la región europea. La información y desinformación que circuló tuvo sus consecuencias.

De acuerdo con la BBC, a partir del anuncio de WhatsApp, otras plataformas lograron un aumento en sus descargas, con más de 4 millones de descargas para Telegram y 8.8 millones en el caso de Signal, a nivel mundial. En seguida de esto, WhatsApp tuvo que lanzar un comunicado oficial, en donde se aclaraba la información que se había estado difundiendo: no se podrán ver mensajes privados, ni escuchar llamadas, no se guardarán registros, no se sabrá la ubicación, no se compartirán los contactos en Facebook.

Sin embargo, la realidad es que en esta economía emergente del regalo, la gratuidad de los servicios es meramente económica para los usuarios; ya que, de hecho, desde antes de esta actualización, los datos ya eran recolectados con fines comerciales. Nosotros, los usuarios, aceptamos usar WhatsApp. Con un simple clic dijimos “sí” a los términos y condiciones; dijimos “sí, recopila automáticamente la información sobre mi uso de tus servicios, sobre mi dispositivo y la conexión, sobre mi ubicación cuando uso este servicio; sí, instala tus cookies”.

En un acto de valiosa reflexión cabría preguntarnos ¿por qué podemos leer decenas de mensajes que nos envían nuestros contactos y no verificar directamente en la propia página de la plataforma en cuestión?

Llegamos a leer más sobre estos rumores desde diversas plataformas, cuando en una sencilla búsqueda en Google sobre “WhatsApp nuevas condiciones” podemos llegar fácilmente a la página oficial de la plataforma.

Sean o no los cambios conforme a lo que se anuncia oficialmente, o sea que recurramos a depositar nuestra confianza en los mensajes enviados por nuestros círculos cercanos o lejanos, ¿quién tendrá la última palabra ante los grandes monopolios de la sociedad de la información y el conocimiento?

Seremos nosotros los usuarios que aceptaremos seguir recibiendo un servicio “gratuito” a favor de mantener nuestra comunicación digital instantánea, o nos mudaremos a otras opciones que poco a poco se ven beneficiadas gracias a sus condiciones de servicio que recopilan una menor cantidad de información.

 

Invito al lector a conocer el proyecto LabUAQ Ciudadanía Digital en Facebook: @labuaq; Twitter: @labuaq

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com