Lunes, 08 Marzo 2021 00:00

¿Cultura misándrica?

Escrito por: Sergio Centeno García

Ciudad de México: una comunidad organizó un desfile por el orgullo LGBT. La gente aplaudía y vitoreaba esa manifestación de tolerancia que mandaba señales de racionalidad y civilidad propias de una ciudad moderna. Tiempo después se organizó otro desfile con el fin de celebrar el orgullo femenino. Éxito rotundo: aplausos, gritos de ánimo y apoyo, y mucha fuerza para las mujeres que salían a manifestarse orgullosas de serlo.

Después, a un grupo de hombres se le ocurrió marchar por el orgullo masculino. Fracaso total: muy pocos tuvieron el valor de asistir. Y ya en su “desfile”, fueron abucheados, insultados, se mofaron de ellos y estuvieron a punto de ser golpeados.

En Facebook una organización civil de USA realizó un “experimento social” que consistía en que dos actores, simulando ser una pareja salieron a la calle y montaron una escena donde primero, el hombre agredía verbalmente y amenazaba con golpear a la mujer. Las reacciones de los transeúntes no se hicieron esperar: sin preguntar, invariablemente defendían a la mujer y se iban a los golpes contra el hombre.

Varias veces no lograron decir a tiempo que era un “experimento social” y el hombre resultó golpeado. Después, la misma escena, pero ahora era la mujer quien insultaba y ella sí, golpeaba al hombre. Los transeúntes se burlaron del hombre y tomaban fotos de la escena. Y algunos incluso ofrecieron ayuda a la mujer para golpear al hombre.

En la ciudad de Los Ángeles, USA, una mujer fue descubierta por su esposo teniendo relaciones sexuales con otro hombre en su propia casa; nada dijo el marido, tal vez era un débil de carácter o quizá la amaba demasiado. El caso es que con tal de que su esposa no lo abandonara permitió que ella mantuviera esa relación, pero las cosas llegaron a un punto en donde al sufrir los insultos y las mofas de ella, un día el marido la asesinó de dos balazos. El juicio fue pronto y expedito y el asesino fue condenado a muerte.

En esa misma ciudad otro caso parecido: el esposo encontró a su esposa con otro hombre, nada dijo tampoco y permitió que la relación con el otro continuara, pero un día, a la mujer se le ocurrió comprar un seguro de vida para su esposo y pocos días después lo asesinó de 80 puñaladas.

El jurado y el juez encontraron que la asesina prácticamente había sido obligada a matar a su esposo, motivada por una terrible presión sicológica de éste, ya que muy frecuentemente le hacía escenas de celos y le reclamaba sus amoríos con el otro; es decir, ya no aguantó la presión y lo asesinó. Sentencia: 5 años de prisión.

En España, una pareja tuvo una pelea y se insultaron tanto que la mujer golpeó al hombre en la cabeza con un objeto produciéndole severas lesiones. El hombre reaccionó propinándole una fuerte bofetada. La mujer enojada llamó a la policía y acusó al hombre de violencia de género, el hombre la acusó de violencia doméstica. Y cuando el juez falló, condenó al hombre a un año de prisión, mientras que a la mujer sólo a una pequeña multa.

En Puebla, la hija del actor Tony Bravo asesinó de 57 puñaladas a su pareja. Fue sentenciada a 13 años de cárcel. Pero en el estado de México, Jesús “N” estranguló a su pareja y fue condenado a 70 años de cárcel, y multa de 1 millón 700 mil pesos. ¿Igualdad de derechos?

Tal vez te pueda interesar: « Misandria El nacimiento de Dios »

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com