Martes, 13 Octubre 2020 14:55

La “gente bien” contra la 4T

Escrito por: Sergio Centeno García

Las élites que ostentan el poder económico en México y que desde la dictadura porfiriana habían mantenido también el poder político, fueron desplazadas del gobierno federal el pasado 1ro de julio de 2018 cuando 30 millones de electores decidieron otorgarle a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) la responsabilidad de ser presidente de la república.

Esas mismas élites que conforman el verdadero Poder en nuestro país han atacado al hoy presidente aproximadamente desde el año 2003, cuando se dieron cuenta que su popularidad crecía como la espuma y dejaba entrever sus aspiraciones de ser presidente.

No escatimaron esfuerzos: diatribas y calumnias con tal de desprestigiarlo y lograr que la gente lo repudiara. Hicieron de todo, hasta el grado de emboscar a un colaborador suyo para que “recibiera” dinero para una campaña a delegado del entonces Distrito Federal y difundirlo en cadena nacional mañanas, tardes y noches, siempre mencionando su nombre (de AMLO) con el fin de atribuirle aquel presunto acto indebido. Le inventaron un delito, lo desaforaron para mandarlo a la cárcel y evitar su registro como candidato y finalmente le hicieron un fraude electoral.

Hoy que AMLO es presidente estas élites económicas del país han iniciado un nuevo ataque clasista y racista cuyo único fin es descarrilar el gobierno de la 4T y recuperar así el poder político federal.

Primeramente se han ido contra los 30 millones de mexicanos que votaron por López Obrador, intentando desacreditar su calidad moral y pensante afirmando que aquellos que votaron por él en julio de 2018 son “puro pinche naco”, “indios irracionales” que no piensan y que se han dejado llevar por la envidia y el resentimiento que tienen contra los ricos y la “gente bien”. El triunfo de López Obrador, sostienen, es el resultado de la acción de gente sin cerebro, de gente inculta que ni siquiera fue a la primaria y que por tanto, carecen de la mínima capacidad de análisis para tomar una decisión racional.

Como es evidente, los ataques clasistas y racistas de estas élites económicas tienen sustento en su propia idea de que los “pinches indios” deben ser sus sirvientes y que sólo deben saber decir “sí patrón”, “lo que usted mande patrón”, pero jamás emitir una opinión. Han intentado incluso callarlo a él mismo, detestan que hable, odian que se defienda, lo quieren en silencio.

Ejerciendo discriminación han atacado al presidente porque sólo tiene uno o dos trajes viejos, zapatos baratos y empolvados, o porque su familia tiene aspecto de pobre. Se arrancan los cabellos y se rasgan las vestiduras gritando y preguntándose de dónde salió ese pinche indio pobre que vino a joderles todos los millonarios negocios que tan bien hacían con el PAN y con el PRI.

En nada están de acuerdo, atacan absolutamente todo, y como son dueños de los medios de comunicación masiva, utilizan sus espacios en prensa, radio y televisión para desprestigiar al gobierno federal y culparlo de todos los males que hay en el país, dejando libre de toda responsabilidad a presidentes municipales y gobernadores.

La corrupción estaba en todos los organismos o instituciones que dependen del gobierno federal: AMLO halló que ahí donde realmente necesitaban 500 pedían mil y se robaban 700, y hoy que sólo les da esos 500 que necesitan, las élites vociferan que les “redujo” en 50 por ciento el presupuesto. Hasta en el CONACYT se robaban el dinero. Que no crea AMLO que estos poderosos van a parar, al contrario, están empezando.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com