Lunes, 26 Abril 2021 00:00

José Revueltas

Escrito por: Salvador Rangel

Existen personajes en la vida pública, que parecen de novela, que han transitado por varias facetas de la cultura y en cada una de ellas han dejado huella; personajes irrepetibles, fieles a su ideología por la que padecieron persecución y cárcel, uno de ellos fue de carne y hueso: su nombre José Revueltas, su figura parecía como sacada de un cuadro de la Edad media, delgado, con cabello largo y lacio.

Nació el 20 de noviembre de 1914, en Santiago Papasquiaro, Durango. En 1920, su familia se mudó a la Ciudad de México, en 1923 fallece su padre.

A la edad de 15 cursaba el primer año de secundaria, en 1929 se hizo militante del Partido Comunista que estaba proscrito y en un mitin convocado por el Partido con la intención era colocar una bandera roja en la catedral, Revueltas estaba frente al Monte de Piedad, fue detenido y trasladado a la sexta delegación donde estuvo secuestrado por siete días y acusado de sedición y motín, después enviando a la correccional donde pasó seis meses.

Ahí leyó a los escandinavos Ibsen, y Strindbedrg, entre otros autores, en alguna ocasión dijo: la estancia en la cárcel, es como una beca, me da tiempo para estudiar. Estuvo preso en las Islas Marías en dos ocasiones, cinco meses en 1934 y nueve meses en 1934.

La obra de Revueltas incluye novelas, cuentos, ensayos, crónicas, guiones de cine, obras de teatro y poesía.

Su primera novela Los muros del agua, 1941, trata la historia de cinco jóvenes comunistas presos en una cárcel de máxima seguridad, donde son víctimas de toda clase vejaciones. Basada en el tiempo en que estuvo preso en las Islas Marías.

El luto humano, 1943, es la historia de los hombres traicionados por la Revolución, y de la guerra cristera (1926-1929).

Los días terrenales, 1949, gira sobre las contradicciones de un grupo de comunistas mexicanos.

En 1950, en el Teatro Arbeu se presentó su obra El Cuadrante de la Soledad, con escenografía de Diego Rivera, dirigida por Ignacio Retes y la actuación de su hermana Rosaura, Prudencia Griffel, Manolo Calvo, Silvia Pinal y Rafael Banquells.

Recibió premios por El luto humano, en el Primer Concurso Literario Latinoamericano, Premio a la mejor adaptación cinematográfica (La otra, 1947) y el Xavier Villaurrutia por Obra Literaria (1967).

En el movimiento estudiantil de 1968, en ese entonces José Revueltas tenía 54 años de edad, supo entender a los jóvenes y se volvió joven con los jóvenes. Redactó una carta abierta con el título de Prohibido prohibir la revolución.

Para Revueltas el movimiento del 68, no nada más era una manifestación estudiantil, lo concebía como un proyecto político democratizar para el país; su pensamiento marxista consideraba  que la participación de  los trabajadores era un factor importante en el movimiento.

Después de la ocupación militar de Ciudad Universitaria el 18 de septiembre de 1968, Revueltas estuvo en varias casas de activistas, el 15 de noviembre impartió una conferencia en la Universidad, ahí lo esperaban agentes para detenerlo, escapó al cambiarse de vehículo varias ocasiones, al día siguiente fue detenido. Estuvo secuestrado por la Policía Federal durante tres días. Estuvo preso en Lecumberri de noviembre de 1968 a mayo de 1971.

Entre los meses de enero y marzo de 1969, Revueltas escribió la novela El apando, es la historia de la cárcel dentro de la cárcel, muestra la degradación a lo que son sometidos los internos.

José Revueltas, falleció el 14 de abril de 1976.

Y los nostálgicos recuerdan que en el sepelio de Revueltas, Víctor Bravo Ahuja, secretario de Educación en el gobierno de Echeverría, trató de rendirle homenaje y fue repudiado por Martín Dozal, compañero de celda de Revueltas. Genio y figura de Revueltas, hasta la sepultura.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com