Lunes, 17 Mayo 2021 00:00

Ser maestr@ en tiempos de la pandemia

Escrito por: Salvador Rangel

Todas las actividades cumplen una función importante en la sociedad, son necesarias e indispensables. De ellas destaca la educación que en cualquier nivel es una tarea que tiene resultados inmediatos en la conducta del alumno.

Hoy en día se encara la necesidad imperiosa de revisar el proceso enseñanza-aprendizaje, la contingencia provocada por el virus SARS-CoV-2, y la educación a distancia transformó el concepto presencial por el virtual; del salón de clases a la casa, con todo lo que esto implica; nueva disciplina física y mental para maestro y alumno que involucra la participación del padre, madre o hermano; en algunos casos el tutor aprende a enseñar.

Uno de los problemas de la educación virtual es la ausencia de socialización del alumno, la angustia de estar frente a una pantalla. Y prácticamente estar -encerrado- en casa. Los maestros han adaptado los contenidos para hacerlos más comprensibles a sus alumnos.

Este cambio es un reto para autoridades escolares que deben revisar y actualizar planes y programas de estudio, preparar a los docentes en el nuevo sistema escolar a distancia, que tiene grandes ventajas al reducir el número de alumnos en el sistema tradicional, con esto se evita el número de rechazados en las escuelas de educación superior.

El problema más grave es en las zonas rurales, carentes de infraestructura tecnológica y de computadoras en los hogares, pero se ha recurrido a la televisión para trasmitir clases que de alguna manera permite el acceso a un mayor número de alumnos, pero no hay interacción con el maestro.

Todo esto hará una brecha más grande con respecto a las zonas urbanas. Con el tiempo se hablará de la “generación escolar COVID-19”.

Y en el ya no lejano retorno a clases, con restricciones, el maestro pondrá a prueba su experiencia y capacidad para cubrir dudas y huecos de las clases virtuales, tarea no fácil, sobre todo en el caso de los alumnos que terminan su ciclo escolar de primaria, secundaria y bachillerato e ingresan a otro nivel.

Las escuelas y salones se llenarán de la alegría y el bullicio de los alumnos que se reconocerán, quienes a la hora del recreo platicarán las anécdotas del confinamiento.

Se implementarán medidas sanitarias no conocidas, tal vez el uso del cubreboca sea obligatorio, a la entrada de la escuela se instalará un grupo de padres de familia y maestros con un termómetro digital para conocer la temperatura de cada alumno y les aplicarán gel antibacterial en las manos. Bueno, eso es lo que se supone y espera para una estancia segura en la escuela. La higiene, en general, será fundamental para la salud de maestros y alumnos.

En los salones habrá la sana distancia entre los alumnos, quienes asistirán dos días a la semana de acuerdo al orden alfabético de su apellido, lunes y miércoles unos y otros martes y jueves; se dice que el viernes será de apoyo a los alumnos que así lo requieran.

Seguramente a la salida de la escuela no habrá venta de dulces, nieve o cualquier otro antojo. Esta es la nueva normalidad que se avecina.

En general los maestros tienen una fuerte carga para sacar a sus alumnos con el conocimiento que el tiempo actual exige, pero se necesita del apoyo de los padres de familia en esta nueva etapa.

Y los nostálgicos consideran que ser maestro en la actualidad requiere del conocimiento de la tecnología, sin olvidar los valores humanos que deben fomentar entre sus alumnos.

Tal vez te pueda interesar: « Dentro de un mes Mayo, mes de personajes »

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com