Lunes, 07 Diciembre 2020 14:37

John vs. Sabina, Sabina vs. John

Escrito por: José Luis Álvarez Hidalgo

Crónica de violencia de género anunciada

Hace unos cuantos días se conmemoró el Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, el 25 de noviembre, y con tristeza nos damos cuenta de que las acciones de violencia de género están al alza y cada día se recrudecen más. La violencia no sólo es física, aunque es la peor ya que se atenta contra la integridad de la mujer y su expresión más aberrante e inadmisible es el feminicidio, el cual se caracteriza por el asesinato de una mujer sólo por el hecho de ser mujer.

También existe la violencia simbólica, la cual no ocupa de los golpes y derramamiento de sangre para su expresión, sino que se trata de un ejercicio violento de tipo psicológico y en el cual el odio se expresa de otra manera y que también causa daños irreversibles en las mujeres. Justamente, esa clase violencia tuvo verificativo en la emisión del programa “John y Sabina”, que transmitía ‘Canal 11’, hasta hace unas semanas, antes de que se diera el colapso que provocó que saliera del aire y pudiésemos presenciar una ruptura, en vivo y a todo color de lxs protagonistas.

La historia del diferendo entre él y la conductora, John Ackerman y Sabina Berman, es la muestra fehaciente de que la violencia simbólica o, más concretamente, violencia política de género, en contra de la mujer sigue manifestándose aun en los espacios públicos como el de la televisión. Según narra la propia Sabina, todo comenzó cuando Ackerman empezó a ignorarla al momento de planear y transmitir el programa, John decidía  a quien se invitaba, él lo entrevistaba y después se erigió como el único conductor, ignorando totalmente la presencia y participación de Berman y, para colmo, el tono misógino e indolente con el que se dirigía hacia ella.

El estallido se produjo en el programa del 10 de noviembre pasado, en el que entrevistaban al Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, cuando la presentación inicial la hace Sabina y exhibe las diferencias entre ambos e incluso propone un tema debate entre ambos, el conductor la ignora por completo y solamente se dirige a Moctezuma Barragán. En un momento dado, Berman interviene y le pregunta directamente al Secretario de Educación sobre qué hacer con el trato machista que le daba John y cuál era su posición al respecto. Ante semejante alusión, Moctezuma se vio obligado a intervenir y tratar de conciliar en tan embarazosa situación.

Entonces, explotó la bomba y eso produjo la ruptura definitiva entre ambos y la cancelación de la 3ª temporada del programa. A decir de Berman y luego expresado por el propio Ackerman, la gota que derramó el vaso fue el hecho de que Sabina aceptase participar en un programa de debate invitada por Carmen Aristegui y junto a Denise Dresser, lo que derivó en una serie de descalificaciones del académico en contra de la dramaturga al tacharla de que había mostrado su auténtica identidad neoliberal y era igual a Dresser.

La televisora simplemente ratificó a Ackerman y anticipó que le abriría un espacio de análisis y debate en fecha próxima. Lo mismo se indicó para Sabina, pero hasta la fecha no hay nada en concreto a ese respecto y cada quien para su casa. La propia intervención del defensor de las audiencias de Canal 11, Felipe López Veneroni, es una prueba fehaciente del impacto mediático que produjo este escándalo y que sienta un mal precedente en la transmisión y programación de la televisión pública. En un informe in extenso, el defensor planteó los ejes centrales de esta controversia deontológica y en la se ve seriamente dañada la ética periodística de los involucrados y del mismo medio de comunicación.

Los puntos nodales del Informe Especial de la Defensoría de las Audiencias señalan que, en primer lugar, la televisora debe evitar en lo posible que este tipo de diferendos personales se aborden públicamente en una emisión al aire, en directo, lo cual pudo haber evitado ese desagradable desaguisado. Además, se respalda el ejercicio de la libertad de expresión a toda costa, por parte de Sabina Berman, de acuerdo a lo que expresó en el programa aludido. También señaló que, por tratarse de un conflicto de índole laboral y personal, la defensoría se ve imposibilitada de intervenir directamente para solucionar la problemática, asunto que compete directamente a la administración de Canal 11.

Finalmente, el informe abordó el tema más sensible de todos y que se expone ampliamente en esta columna: la desigualdad de género y que la propia defensoría calificó como un acto de discriminación por parte de Ackerman en contra de Berman, incluso se citan los artículos 222, 223, numeral VII y 256, numeral VIII de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. El informe concluye en señalar “la necesidad de una racionalidad argumentativa en la esfera pública para recuperar la función esencial del diálogo y la de construir rutas hacia el mutuo entendimiento (…)”.

Por lo pronto este penoso episodio ha concluido y debemos estar atentos a las múltiples acciones de violencia de género en los medios de comunicación para evitar su normalización y que en lugar  del Ackerman vs. Sabina, adoptemos de una vez y para siempre el “Sabina y Ackerman”. Todo sea por la paridad, la igualdad y la equidad de género. Así sea.

Redes sociales

Contacto

Teléfono y fax: 1921200 Ext. 5425
Correo electrónico: tribunadequeretaro@gmail.com