Información

‘A 23 años de los acuerdos de San Andrés’ el EZLN persiste por autodeterminación

Las mesas de diálogo no responden únicamente a esfuerzos jurídicos, cuestiones étnicas o búsqueda de reconocimiento constitucional, sino que se busca la autonomía, participación, pluralismo, integridad y sustentabilidad, señaló Francisco Ríos Ágreda

El sostenimiento de la autonomía, libre determinación y la oposición a megaproyectos —como el tren maya— dirigidos desde el gobierno federal son las principales cuestiones que persisten en el panorama del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), acorde a lo expuesto en la conferencia ‘A 23 años de los Acuerdos de San Andrés: Miradas y Perspectivas’, presentada este viernes 15 de febrero en el auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

En el evento se expuso una retrospectiva histórica en voz de Gerardo Carrera, asesor en los diálogos de San Andrés; Tomás Díaz Morales, consejero ñähñu ante el Consejo Indígena de Gobierno; Francisco Ríos Ágreda, antropólogo social de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y Kevyn Simon Delgado, historiador por la UAQ. A su vez, el encuentro fue moderado por Antonio Flores González, docente de la misma.

“Una moneda al aire”

Gerardo Carrera, asesor en los diálogos de San Andrés, consideró que el surgimiento del movimiento zapatista fue el equivalente a lanzar una moneda al aire en la que se jugaba la vida o la muerte; aunque, indicó, lo más importante era que se diera a conocer el movimiento. Igualmente, aludió eventos como la conformación del Congreso Nacional Indígena en enero de 1996, en donde se presionó al gobierno para que cumpliera con los acuerdos establecidos por el EZLN.

Díaz Morales, concejero ñähñu, recalcó que, aunque se plasmaron los acuerdos de San Andrés, muchos de ellos no se han cumplido hasta la fecha. Por lo anterior, instó a la organización entre los pueblos indígenas para que cada uno haga el trabajo que le corresponde. “Para poder seguir caminando, necesitamos seguir reunidos. Que cada pueblo, tribu o comunidad sepa qué son los acuerdos de San Andrés”, insistió.

Destacó la importancia que tiene el Congreso Nacional Indígena, que es la de velar por la autonomía y la libre determinación de los pueblos originarios. “Hay que trabajar en las comunidades, tener proyectos y que nadie decida por nosotros”, puntualizó.

El historiador Kevyn Delgado contrastó el transcurso de los acuerdos bajo el antes y el después de los mismos. Resaltó que las movilizaciones zapatistas tempranas se desarrollaron en medio de un contexto de consultas públicas y mesas de información, y que la manipulación de la información era más fácil en ese entonces. Comentó que en Querétaro hubo movilizaciones sociales en las que estuvieron presentes el magisterio, el comercio ambulante y la lucha electoral con la oposición.

Así mismo, agregó que muchas de las marchas importantes del movimiento, como la Marcha del Color de la Tierra del 2001, pasaron por Querétaro. A su vez, recalcó que persiste la escasez en ayuda humanitaria para las comunidades.

Ríos Agreda, antropólogo social y colaborador de Tribuna de Querétaro, expresó que las mesas de diálogo zapatistas representan una secuencia de constante esfuerzo. Añadió la necesidad de seguir revitalizando las luchas regionales después de la precandidatura de María de Jesús Patricio Martínez (‘Marichuy’).

Del mismo modo, enunció que las mesas de diálogo no responden únicamente a esfuerzos jurídicos, cuestiones étnicas o búsqueda de reconocimiento constitucional, sino que se busca la autonomía, participación, pluralismo, integridad y sustentabilidad. No obstante, lamentó que el gobierno federal impulsara proyectos que afectan directamente al ecosistema de pueblos originarios, tales como la implementación del tren maya o el tren interoceánico.

Finalmente, Ríos Ágreda consideró que las consultas nacionales propuestas por la administración federal son discriminatorias, toda vez que no se toma en cuenta a los pobladores locales. Por lo anterior, consideró que la agenda nacional de diálogo debe ser plural e incluyente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba