Información

A cien años, el saldo es desfavorable: Blanca Estela Gutiérrez

Hay que cuestionar si la clase política representa o traiciona a la Constitución

Manelick Cruz Blanco / Mar Robledo

PARA DESTACAR: La secretaria particular de la UAQ añadió que es un tema muy amplio hablar sobre todas las reformas que podrían realizarse a la Constitución, pero lo que verdaderamente hace falta es tener un texto que responda a las necesidades de la sociedad actual, ya que el mundo ha cambiado velozmente.

Al cumplirse cien años de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, el balance de la democracia es desfavorable, ya que la mitad de la población vive actualmente en la pobreza extrema, lo que muestra que la Revolución aún no llega a los lugares en que habitan estos sectores, consideró la historiadora, Blanca Estela Gutiérrez Grageda.

La doctora en Historia y académica de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), también destacó la forma “esquizofrénica” bajo la que se realiza el festejo de una Constitución alejada de la realidad y que fue convertida en un símbolo por la clase política, pero en la actualidad sus ordenamientos no se aplican.

Por esta razón, Gutiérrez Grageda consideró que es necesario recuperar la esencia de los principios que impulsaron a la Constitución de 1917 y adecuarla a los tiempos actuales, en donde continúa vigente la exigencia de una democracia, justicia y educación.

“Con mucha frecuencia se nos olvida que la Constitución es resultado de un proceso histórico que no surge de la nada, ni porque se le ocurrió a un centenar de mexicanos, surge en un contexto revolucionario donde un pueblo cansado de los ultrajes de los saqueos, de los robos, la rapiña, la clase gobernante de entonces”, apuntó la investigadora.

De esta manera, la Constitución fue el medio para poner un alto, de manera contundente a los abusos, para comenzar a buscar una mejor sociedad, exigiendo tierra para los campesinos, trabajo para los obreros, educación para los jóvenes, entre otras demandas de la época.

La evolución de los artículos

Sin embargo, pese a los pendientes, los artículos constitucionales también significaron una aportación positiva para el país, así como para otras legislaciones el mundo. Por ejemplo, el artículo 3 es base fundamental de la Revolución y de la transformación educativa en el país, al grado que con el paso de los años se lograron niveles altos de alfabetización, apuntó Blanca Estela Gutiérrez Grageda.

La investigadora añadió que otro artículo sumamente importante y que fue modelo para muchos países es el artículo 27, en el que se define la pertenencia y soberanía de los recursos naturales del país, pero desafortunadamente el texto ha sufrido cambios y actualmente con la reforma energética se abren las puestas a la explotación minera y de otros recursos que se están agotando de manera desenfrenada.

Finalmente, el artículo 123, que regula las relaciones obrero-patronales, puso México el ejemplo a nivel mundial, ya que por primera vez en una Constitución Política, el tema se elevó a precepto nacional, pero tristemente con la nueva reforma laboral, todo lo que se había avanzado se vino abajo, apuntó la historiadora.

La secretaria particular de la UAQ añadió que es un tema muy amplio hablar sobre todas las reformas que podrían realizarse a la Constitución, pero lo que verdaderamente hace falta es tener un texto que responda a las necesidades de la sociedad actual, ya que el mundo ha cambiado velozmente.

La historiadora también mencionó que la Constitución de 1917 no hubiera sido posible sin aportaciones como las de Heriberto Jara, Félix Palavicino y todo el sector jacobino, además de Cándido Aguilar, José María Truchuelo, Juan de Dios Bojórquez, José Mujica Velázquez, entre otros.

Gutiérrez Grageda recordó que a principios del siglo XX la mujer aún no tenía derecho al voto, sin embargo, en la discusión dentro del Teatro de la República participaron la hermana de Aquiles Serdán, la viuda de José María Pino Suárez, así como Herlinda Galindo, quien era una de las figuras más importantes del feminismo y propuso que se le otorgará el voto a las mujeres, aunque no fue aprobada.

La investigadora finalmente lamentó que actualmente se hayan olvidados principios constitucionales originales, como la justicia y la dignidad nacional, convirtiéndonos en un país humillado e incapaz de enfrentar la situación actual.

“Estos aniversarios y este emblemático centenario debe dar lugar a que como país reflexionemos: de dónde venimos, a donde vamos, dónde estamos y a dónde queremos ir. Y pensar si quienes estuvieron en el Teatro de la República son quienes representan la esencia de la Constitución de 1917 o son quienes la han traicionado”.

“El hecho mismo de que el Teatro esté sitiado en los últimos años, da cuenta de quienes están ahí dentro… si hoy en día está así es porque le temen al pueblo y es porque lo han traicionado” concluyó la historiadora.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba