Información

A favor de la diversidad y la inclusión: la otra protesta

Por: Manuel Alvarado Salazar

PARA DESTACAR: Los activistas colocaron frente al Palacio de Gobierno, sede del Poder Ejecutivo estatal, una manta gigante con los colores del arcoíris y un lienzo de papel de varios metros de largo para que los asistentes escribieran mensajes de apoyo y solidaridad a la comunidad LGBTIQ.

La tarde del 10 de septiembre se dieron cita al menos 500 personas en la plaza de Armas

Como respuesta a la marcha convocada por sectores conservadores vinculados a la ultraderecha católica, diferentes organizaciones de la sociedad civil convocaron a la población con motivo de una concentración en contra de la discriminación y a favor de la diversidad y la inclusión este 10 de septiembre.

Un aproximado de 500 personas se dieron cita este sábado cerca de las 5 de la tarde en la plaza de Armas, de la capital queretana, para expresarse públicamente en repudio a la creciente homofobia y las demostraciones públicas en rechazo a las reformas al artículo 4 constitucional promovida por el Ejecutivo federal.

Valentina Uribe, madre de familia que asistió a la concentración acompañada de su esposo y sus dos hijos, consideró respecto a la marcha convocada por el Frente Nacional por la Familia que “la organizó la Iglesia; espero y quiero pensar que las personas que fueron son ignorantes. Más que tiene mala fe, creo que es gente que no conoce los derechos humanos y que no está debidamente informada y enterada”. Previo a la entrevista, Valentina explicaba con detenimiento a sus hijos por qué estaban ahí.

Activistas de diversas organizaciones se dedicaron a la tarea de organizar este evento, y prestaron un micrófono abierto a todo aquel que quisiera expresarse. Mencionaron que promover, actuar o expresarse en contra de la igualdad de derechos es un acto criminal, refiriéndose claramente al evento de la mañana.

Además, colocaron frente al Palacio de Gobierno, sede del Poder Ejecutivo estatal, una manta gigante con los colores del arcoíris y un lienzo de papel de varios metros de largo para que los asistentes escribieran mensajes de apoyo y solidaridad a la comunidad LGBTIQ.

Uno de los principales reclamos manifestados durante la concentración era el respeto al Estado laico. Para los grupos organizadores, el hecho de que determinados grupos pretendan limitar el acceso a los derechos, basados en una ideología religiosa, es violentar directamente el principio de laicidad estatal. Valentina Uribe mencionó al respecto: “me gustaría que mis hijos vivieran en un país donde se respetan los derechos humanos y el Estado laico”.

Cynthia Casarrubias señaló que “es importante visibilizar que el modelo tradicional de familia es obsoleto. Que del 100 por ciento de las familias en México, solamente el 25 por ciento aún viven como familias ‘tradicionales’. Por alguna razón los jóvenes ya no creen en el matrimonio por la violencia hacia las mujeres dentro del hogar, desde sus parejas o hacia las niñas desde sus padres”.

Aunado a esto, Casarrubias encuentra disonancias en el discurso del Frente Nacional por la Familia: “No podemos ignorar las desaparecidas, el problema enorme de las desapariciones, de los feminicidios. Es increíble que se hayan unido no sé cuántas miles de personas para marchar, para interferir en otras familias y no haya una sola manifestación como esta por una criatura de dos años violentada por su padre de tal forma que murió. Y ni siquiera se procura justicia en torno a ello porque el feminicidio no se ha reconocido en este caso”. Lo anterior en referencia a un caso acontecido en el municipio de Colón en pasados días.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba