Información

Abogado de oficio cobró 40 mil pesos a madre de interno en penal

Por Miguel Tierrafría

Dicen que la justicia es ciega. Pues tienen razón cuando vemos casos en donde el abuso de poder se hace presente.

Ése es el caso de abogados de oficio quienes abusan de la confianza de familiares de presos del Centro de Readaptación Social (Cereso) de San José el Alto, al cobrarles dinero por llevar los casos de quienes están en el penal para cumplir una sentencia.

Los abogados de oficio deben ofrecer sus servicios de manera gratuita. Sin embargo, algunos se aprovechan de la situación desfavorable en la que las familias de algunos presos están para exigir dinero a cambio de acciones que en términos éticos les compete realizar.

De acuerdo con el testimonio de Juana Martínez, proporcionado al programa Presencia Universitaria de Radio Universidad, el abogado de oficio Raúl Ocampo cobró más de 40 mil pesos a la señora Juana, madre de dos presos recluidos en el Cereso.

“Me cobró 40 mil pesos para bajar a la juez, que porque iba a hacer la reconstrucción de los hechos, que porque iba hacer varios movimientos especialmente para ver lo de mis hijos.

“Ya cuando quise ver qué era lo que pasaba con mi hijo, pues ya fue cuando me dijo que se habían acabado las estancias y que por mi hijo ya no había nada que hacer, pero sí me cobró mucho dinero”, sentenció Juana Martínez.

El desconocimiento y la desinformación fueron los errores que la señora Juana cometió al creer en el actuar del abogado de oficio.

Afirmó que no sabía que este tipo de abogados ofrecen sus servicios de forma gratuita para la gente que no tiene capacidad económica suficiente para pagar un abogado.

Raúl Ocampo solicitó a Juana dinero para todas y cada una de las acciones que presuntamente éste le competía ejecutar, empero, la sentencia que el hijo de Juana recibió fue de 54 años por el delito de homicidio calificado.

“Es puro negocio entre ellos y todos los del gobierno, porque yo iba a registrar a mi nieto y resulta que lo tengo que trasladar a la licenciada de La Cañada hasta el penal.

“Él (mi nieto) no tiene el apellido de mi hijo, entonces ando buscando que lo registren, pero ahora resulta que mi nuera tiene que registrar al niño a nombre de ella como madre soltera y después ir a recaudar la firma de mi hijo, que porque no están aptos para registrar a sus hijos. Eso es lo que me argumentan y ése es el problema.

“Nunca he sabido que una persona del Registro Civil cobre un dinero para ir a trasladarse para recabar una firma”, aseveró.

Los pocos resultados del abogado Raúl Ocampo con respecto al caso de su hijo orillaron a la señora Juana a recurrir a otro abogado, quien también solicitó una suma importante de dinero para llevar a cabo la defensa del recluso, pero no ha habido resultado alguno.

“Me pidió dinero para hacer la reconstrucción de hechos, ahí es el momento en que bajan al interno a donde fue el delito, entonces supuestamente yo tenía que dar un dinero para que lo bajaran, para que estuviera ahí presente, que ése es su trabajo de la juez, pero yo no sabía y ahí (el abogado) me pidió 2 mil 800 para que bajara, porque no tenía carro, después me pidió que porque la juez tenía que hacer unos movimientos para ver lo de mi hijo…

“Mil 500 pesos para lo de la gasolina, que realmente que todos los gastos que la juez tenía que hacer para los movimientos tenía que correr por mi cuenta y pues le estuve dando y se llevó un poquito más de 30 mil pesos… nunca me dio un recibo”, concluyó Juana Martínez.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba