Información

“ACTA no es Big Brother”, revira el IFAI

Redacción

Debe existir un equilibrio entre los derechos de propiedad intelectual y la protección de datos personales, manifestó el director de Vinculación y Promoción con Estados y Municipios del IFAI (Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos), Christian Laris Cutiño, quien se refirió al Acuerdo Comercial Anti-Falsificación (ACTA, por sus siglas en inglés) y lo vinculó a la legitimidad de los contenidos y a su vez, al derecho del usuario.

En la conferencia magistral “La protección de datos personales y la propiedad intelectual”, realizada como parte de los trabajos del Foro sobre de Protección de Datos Personales, Laris Cutiño expresó que “si bien todos están de acuerdo en que es necesario un equilibrio entre los derechos de los titulares y los derechos de los usuarios, hay opiniones distintas sobre la naturaleza exacta del equilibrio que convendría más a todas las partes interesados, y sobre si el sistema de derechos de propiedad intelectual actual es adecuado para abordar las nuevas cuestiones que se plantean en el ciberespacio”.

Por un lado, dijo, los titulares de derechos de propiedad intelectual están preocupados por el número elevado de infracciones, como la piratería digital y las tecnologías desarrolladas para burlar las medidas de protección establecidas y evitar así tales infracciones.

“Por otro lado, los usuarios están preocupados por los oligopolios del mercado, los impedimentos al acceso y la utilización del contenido digital, y el desequilibrio percibido de las normas de propiedad intelectual vigentes”, afirmó.

Detalló que el ACTA asegura que cualquier persona pueda continuar compartiendo material (non-pirated) e información en la red; no restringe la libertad en Internet; no censurará o bajará sitios de Internet; consigue que el crimen organizado pueda ser perseguido cuando derechos de propiedad intelectual sean violentados; permite que la gente continúe usando los servicios de las redes sociales como Twitter y Facebook, igual que en el pasado.

“ACTA no es Big Brother”, aseguró el ponente al detallar los alcances de las que se conocen como Ley SOPA y Ley PIPA en Estados Unidos, y que pretenden llevar a cabo un bloqueo masivo en las páginas de Internet que tengan contenidos que ese gobierno considere que están violando derechos intelectuales.

Explicó que desde el punto de vista jurídico, al respecto de los derechos de propiedad intelectual en el ciberespacio, hay un debate del límite hasta el cual se va a regular los contenidos.

“La misma tecnología tiene que servir para que no se vulneren los derechos de los titulares, de los autores o los creadores (…) es muy delicado revisar los contenidos sin una invasión a la privacidad y ACTA es un acuerdo internacional”, recordó.

Por ello, manifestó que el IFAI tiene sus reservas y consideró que para que México adopte este acuerdo, será necesario llevar a cabo diversos ajustes en las políticas internas.

“La filosofía de Internet es compartir la información (…) El IFAI ha tenido sus reservas debido a que se resiste a violentar la privacidad de la gente. El acuerdo pretende proteger los derechos de propiedad intelectual en Internet pero tiene una parte muy delicada sobre la privacidad de los usuarios”, anotó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba