Información

Acueducto II, obra de interés económico, no social: académico

Es importante enfocarse en una “nueva cultura del agua”, como nuevas políticas públicas, antes que, en nuevas tecnologías para traer más líquido, indicó.

El Acueducto II fue construido siguiendo intereses económicos de la zona metropolitana, no para abastecer a la ciudadanía, aseveró el maestro en Gestión Integrada de Cuencas por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Luis Enrique Granados Muñoz. Por otro lado, observó que el tema con el agua no es la escasez, si no su distribución.

Bajo esta premisa, el investigador de la UAQ Raúl Francisco Pineda López explicó que se debe “cambiar la forma” en la que se obtiene agua, así como el modo en que se distribuye, pues consideró que hay un abastecimiento proporcional: “El agua subterránea empieza a tener varios problemas, ya que empieza a llegar a profundidades en donde el agua tiene contaminación natural de ciertos elementos [con los cuales] ya no es muy fácil tratarla: arsénico, flúor, selenio; diferentes contaminantes”.

“La ciudad de Querétaro está en el Lerma y se está trayendo agua de la cuenca del Panuco para inyectar en el Lerma, pero tiene muchísimas consecuencias ecológicas. Aquí en Querétaro ya está prohibido construir más bordos de almacenamiento de agua, está vedado”, detalló Pineda López.

Consideró importante enfocarse en una “nueva cultura del agua”, como nuevas políticas públicas, antes que en nuevas tecnologías para traer más líquido: “Nos lleva a pensar que realmente vivimos en lugar con poca agua. No es que nuestra tecnología no dé para traer más, es simplemente algo que nos está rebasando”.

Combatir fugas

Pineda López también resaltó que es prioritario combatir las fugas de agua en la zona metropolitana de Querétaro, dentro de una serie de políticas para un “uso sabio” de este recurso indispensable: “Si bien sabemos que tenemos reservas en otros lugares, primero se deben acabar con las fugas que representan entre el 40 y 60 por ciento; lo que requiere de recuperación del acuífero del valle de Querétaro”.

Por último, explicó que, en algunos lugares de la periferia, el agua se manda a otro lugar; lo cual es “un proceso injusto”, por lo que es necesario desarrollar un proceso de contraloría social: “que haya una industria o un desarrollo que trae una serie de consideraciones económicas, en donde no se debe dejar que las comunidades periurbanas o rurales, de un municipio rico se queden sin agua”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba