Información

Acueducto II surte un líquido incierto a zona metropolitana

Entre los impactos ambientales para la elaboración del Acueducto II se hallan la desaparición de manantiales, el desabasto de agua a las comunidades cercanas.

Podría no ser de buena calidad puesto que “es incierta” el agua que surte el Acueducto II, “no se sabe si viene de la presa de Zimapán, de un manantial prominente por esa zona en el Cañón del Infiernillo o si viene de las aguas negras de la Ciudad de México. Exactamente, ¿cuál es la fuente? No se tiene bien documentado”, señaló Luis Enrique Granados Muñoz, maestro en Gestión Integrada de Cuencas de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Las consecuencias ambientales por la construcción del Acueducto II son expuestas por el académico en su investigación Historia de las gentes y las cosas del Acueducto II de Querétaro: emulación hidráulica, nobleza y negocios, en la que detalla una manifestación de impacto ambiental (MIA), estudio técnico-científico de carácter preventivo y de planeación que permite identificar los efectos que puede ocasionar una obra sobre el medio ambiente.

Entre los impactos ambientales para la elaboración del acueducto se hallan la desaparición de manantiales, el desabasto de agua a las comunidades cercanas y acuerdos no respetados, como la construcción de escuelas y la reparación de algunos espacios comunes como iglesias o capillas.

Entre los materiales utilizados para su construcción se encuentran 27 mil 769 toneladas de cemento; también 2 mil 718 toneladas de aceros de refuerzo que se ocuparon en las estructuras del proyecto y 11 mil 805 metros de anclas de acero para la estabilización de taludes. Un total de 9 millones 576 mil 500 kilogramos de alto explosivo de hidrogel y 697 mil 417 litros de pintura para el recubrimiento anticorrosivo en general y de las tuberías.

El investigador Granados Muñoz refirió que estos materiales “resultan muy relevantes por el proceso industrial que implican y el grado de contaminación que esto genera. De tal manera que el concreto, se fabrica y extrae de otras cuencas, y resultan un déficit a superarse en términos eco-sistémicos en otros lugares”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba