Información

Acusan a policías de secuestro exprés

Foto: Gabriela Lorena Roldan

Por: Ricardo Lugo Medina

Por privar a una mujer de su libertad por un lapso de dos horas, quitarle cinco mil pesos, provocarle lesiones y comportarse como “animales salvajes” contra ella en las inmediaciones del Ecocentro Expositor, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) ya comenzó a indagar la denuncia interpuesta contra tres policías.

Andrés Olvera Puga, encargado de la defensa jurídica de la víctima, denunció ante la CEDH, el delito de “secuestro exprés” que presuntamente tres elementos policiacos cometieron contra una mujer del municipio de Querétaro, quien por razones de seguridad pidió omitir su nombre.

 

También denunció a las agencias 9 y 12 del Ministerio Público por considerar que incurrieron en omisiones y no cumplieron con su labor. La primera no inició la averiguación previa, mientras que en la segunda no les notificaron de cambios en el procedimiento.

 

El 8 de enero la CEDH dio entrada a su queja por medio de la Oficialía de Partes.

Todo comenzó la noche del 15 de diciembre cuando la mujer fue a la Feria Ganadera. En el momento que sus familiares se encontraban en los sanitarios y tras encontrarse en las cercanías de un conato de bronca entre mujeres, una oficial de tez blanca se acercó por la espalda, la tomó del brazo y enseguida ordenó a la agredida que no volteara la mirada.

 

La joven preguntó a la oficial el porqué de la detención mientras la policía colocaba las esposas en sus manos; no obtuvo respuesta. Enseguida dirigieron a la joven hacia la unidad que ella identificó con el número 03399, donde fue conducida por tres elementos.

 

«Me llevaron a El Colorado a una agencia. Dentro de lugar sólo me pedían mi dinero porque si no, no me dejarían salir. Quien conducía la patrulla me golpeó en la cara y me dejó un moretón. Escondí el dinero en mi pantalón. Me encerraron en un cuarto que estaba muy sucio y abandonado. La oficial me dirigió ahí, luego me manoseó y me sacó el dinero y se lo repartieron entre los policías.

 

“Me bajó mi pantalón y acarició las partes de mi cuerpo. Diré que lo pechos, las nalgas y mis piernas. No se vale que aparte de meterme mano me robe mi dinero y se lo repartan entre ellos. Eso yo lo tomo como un secuestro exprés porque yo no hice nada para que me hicieran eso.

 

“Que tengan una placa no les da derecho de que traten así a la gente. Conmigo se comportaron como animales salvajes, no como personas.”

 

Ministerio Público no actuó

Por su parte, Andrés Olvera puntualizó que la joven, tras ser liberada en la mañana del 16 de diciembre, se dirigió a la agencia número 9 del Ministerio Público a denunciar la situación que vivió, sin embargo la averiguación previa no fue levantada por esta instancia y únicamente le proporcionaron un oficio para acudir al médico legista.

 

Ante la omisión, Andrés Olivera sugirió a su cliente dirigirse a la agencia número 12 ya con la averiguación previa, pero más tarde observó que en esta agencia no hubo disposición del personal para proporcionar un médico o un psicólogo a la afectada.

“Revisé el expediente donde hicieron un acta circunstancial que nosotros no habíamos visto. Ahí solicitaban nuestra asistencia para solicitar los oficios.”

Después de cambios que la agencia no hizo saber a los perjudicados, finalmente se otorgó el pase al médico legista, aunque al final no quisieron darle entrada, por lo que se dirigieron a la CEDH.

 

“Presentamos una queja contra las dos agencias (9 y 12) porque no hacen bien su trabajo. Es factible que la comisión, dependiendo de los informes que haya, nos dé una resolución a favor y hagan un llamado de atención a las agencias porque tenemos el certificado médico de lesiones. La señorita llegó ahí con el moretón y con sangre y no le levantaron la averiguación previa.

 

“Por las pruebas que están, nosotros esperamos tener una resolución favorable para que se les ponga un alto a estas personas y que hagan bien su trabajo. Deben estar al servicio de la sociedad. Resulta que la víctima es doblemente víctima al reclamar sus derechos y otra vez la hacen víctima por no saberse defender”, advirtió.

Para el abogado, las instancias que imparten justicia han realizado omisiones relevantes en el caso de la joven agredida, ya que al solicitar el registro de las personas detenidas el 15 de diciembre, no aparece el nombre de la mujer.

Además, agregó, se le ha solicitado al Ministerio Público que pida los informes de las actividades de la unidad 03399, identificar a los policías en turno responsables del abuso de autoridad y pedir un careo.

“No le tomaron datos, no le entregaron ningún documento, solamente la privaron de su libertad, la lesionaron, la amenazaron y quitaron su dinero.”

Concluyó que lo que buscan es que se haga justicia en el caso, “no sé qué piensan estas personas, no creo que sea la primera vez que hacen esto y cuántas más han sufrido y cuántas más lo van a padecer.”

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba