Información

Algo terriblemente doloroso los 40 mil muertos de este sexenio: Rubido García

Por Víctor Pernalete

El incendio premeditado por grupos del narcotráfico al Casino Royale (ocurrido el jueves 25 de agosto en Monterrey, en el que oficialmente murieron 52 personas) tocó fibras muy sensibles en la ciudadanía, lamentó Monte Alejandro Rubido García, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) a nivel federal.

En entrevista tras su intervención en la presentación del Manual Básico de Operación del Observatorio Ciudadano de Seguridad del Estado de Querétaro (OCSEQ), el subsecretario citó de nueva cuenta a Leoluca Orlando, quien fue alcalde de Palermo (en Sicilia, Italia) durante la época “más negra” de la mafia en ese país.

“Lo que le sorprendió a él, dentro del gran dolor de los sucesos del jueves 25 en Monterrey, fue cómo hubo salida de mujeres y niños a manifestarse en contra de esta violencia. En la medida en que la ciudadanía esté solidariamente en la calle, en esa medida iremos arrinconando a la delincuencia”.

–¿Qué tiene de especial este evento?, porque hemos visto años de violencia salvaje en México, hace un año 72 muertos en una fosa común en San Fernando, y no levantó la misma expectativa.

–Lo de San Fernando fueron condiciones distintas porque fue una acción de grupos delincuenciales pensando que las personas que iban en el camión servían a un grupo delincuencial antagónico.

En cambio, en los sucesos de Casino Royale en Monterrey, fueron víctimas total y absolutamente inocentes, que ni remotamente se les vinculaba con ningún grupo delincuencial. Veamos que la mayoría de las personas fallecidas son mujeres amas de casa, que habían ido a comer en ese momento, a distraerse jugando bingo, y que cuando prendieron el fuego, murieron asfixiadas.

Un dato importante: el humo las asfixió, ninguno de los 52 muertos de Monterrey es por herida de bala, todos son por intoxicación o por quemadura.

–¿Puede usted hablar de guerra?

–No, definitivamente.

–Porque el Presidente Calderón usa, o usó el termino de guerra en un principio.

–No, o sea, tenemos que ser muy cuidadosos con el manejo de los conceptos y de los términos. Cuando se dice, déjeme poner un símil un tanto simplón. Dicen, el América-Guadalajara es la guerra del fútbol mexicano. Tenemos que ser muy cuidadosos de qué es guerra, cuando decimos que ésta es una batalla por la seguridad, quiere decir que se están poniendo todos los elementos, todas las capacidades, y todos los esfuerzos del Estado mexicano, para recobrar la seguridad de los mexicanos.

“Es pertinente una nueva Ley de Seguridad Nacional”

Actualmente se discute a nivel federal la reforma a la Ley de Seguridad Nacional, lo que ha causado revuelo en parte de la sociedad civil. Para Rubido García, la implantación de esta ley sería muy pertinente y supondría grandes beneficios para la sociedad.

“Nos va a beneficiar en que vamos a tener criterios mucho más claros de cómo atender fenómenos de seguridad interior en los casos en que se detecte una afectación a la misma (…) la Ley de Seguridad Nacional es una ley que se aprueba en 2005, porque es un tema altamente sensible, entonces muchas veces se tienen que buscar las condiciones políticas propicias para la discusión de ese tema.

“Esa ley de 2005 fue un parteaguas, un entreabrir la puerta para poder avanzar, pero que hoy en día ya es insuficiente, y con las iniciativas que presentó el señor Presidente Calderón, tendremos una ley mucho más clara y mucho más sólida.

“Seguridad Nacional es la defensa exterior pero también la seguridad interior. No tenemos reglamentado necesariamente en la ley vigente cómo operar cuando se declara una situación de afectación al orden interno”, agregó.

“Calderón está sentando las bases”

–A un año de que el Presidente Calderón termine su sexenio, ¿qué país nos está dejando?

–El Presidente Calderón está dejando las estructuras lo suficientemente sólidas para que México pueda seguir en los próximos años, probablemente en los próximos quinquenios, luchando contra este gran enemigo que es la inseguridad. Se dio una adecuación a los marcos jurídicos, operativos y tecnológicos como no se había dado en los últimos años.

–¿Qué significan para ustedes como administración pública federal los 40 mil muertos que ha habido en este sexenio?

–Es algo terriblemente doloroso. Pero es muy importante que precisemos, y no porque esto modifique el comentario de que es doloroso, que estos muertos, en más de un 90 por ciento, son ajuste de cuentas entre grupos delincuenciales. Hace unos 10 años, en México los grupos delincuenciales, cuando me refiero a ellos, me refiero a los grupos del narcotráfico, tenían como objetivo llevar la droga a Estados Unidos.

Recordemos que a cada cártel se le conocía con el nombre de la ciudad donde operaba ese trasiego: el cártel de Tijuana, el de Juárez, el de Matamoros. Hoy en día, los grupos delincuenciales ya no están única y exclusivamente buscando llevar la droga a Estados Unidos, sino también colocarla en el mercado nacional.

Porque ellos se están quedando con parte de todo ese negocio de comercialización, se quedan con pagos en especie, y la tienen que colocar en el mercado. Ante esa situación, ellos la única forma que tienen de zanjar sus diferencias, desafortunadamente es con violencia.

Si un narcotraficante le lleva a un narcomenudista la droga, y éste la vende y no le paga, la única manera de solucionar sus diferendos es con violencia, y lo hacen de manera exacerbada para que los fenómenos no se les repitan.

Si hay una banda que tienen el control sobre determinada zona, determinado municipio, y llega otra banda a competirles en el mercado, lo solucionarán con violencia. Es una pena, lastimoso que se esté dando, pero desafortunadamente es producto de una batalla entre grupos delincuenciales.

Un vendedor de películas piratas, podría trabajar como narcomenudista

El subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de no ve que los grupos del narcotráfico estén buscando formas de poder, pero puntualizó que es cierto que estos grupos no se dedican sólo a la compra-venta de drogas, sino que tienen una serie de actividades delictivas de las cuales echan mano para lograr sus objetivos, además de que es a través del hampa común que se insertan en el tejido social, ya que una persona que vende películas piratas, al cabo de tres semanas podría estar ya trabajando como narcomenudista.

–¿Cómo siente usted la confianza que tiene la ciudadanía hacia la administración del Presidente Felipe Calderón?

–Si vemos las encuestas respecto de la estrategia del señor Presidente Calderón, vemos que es de los indicadores mejor evaluados. Y por otra parte, en este ánimo de apertura y diálogo, el Presidente ha convocado los diálogos por la seguridad, donde estuvieron presentes alcaldes, congresistas, jueces, organizaciones de la sociedad civil, intelectuales, académicos; para reflexionar sobre qué es lo que se está haciendo y tratar de abrevar nuevas ideas.

Es decir, la actitud del señor Presidente, de apertura en la materia, ha permitido que cada vez más los sectores sociales vayan sintiéndose involucrados y vayan compartiendo la estrategia (de Calderón).

“Los comentarios de Fox son un verdadero despropósito”

Ante el cuestionamiento de qué opinaba sobre los comentarios del ex Presidente Vicente Fox, sobre pactar con el narco y dar amnistía a delincuentes, Monte Alejandro Rubido García, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública los reprochó.

“Me parece, con todo respeto, que es un verdadero despropósito. A la delincuencia, el Estado la tiene que combatir, una función primigenia del Estado mexicano es luchar por la seguridad de sus ciudadanos, y el Estado tiene el monopolio del uso legítimo de la fuerza. A la delincuencia se le tiene que combatir con el uso legítimo de la fuerza y con programas agresivos en materia social como lo está haciendo la administración Calderón.

“Alguien me comentaba tiempo atrás respecto a negociar con delincuentes. Imagínense que alguien un día llega y te dice ‘tú tienes una tiendita y yo te voy a cobrar tanto para que no te pase nada. Yo no te voy a hacer nada y te voy a cuidar’. Y esa persona, por el tema que sea, accede, y le da una partida.

“Un mes después este delincuente llega y le dice me gusta tu reloj, y se lo va a terminar dando. Dos meses después llega y le dice ‘oye me gusta tu coche’, y cinco meses después llega y le dice ‘sabes qué, me gusta tu hija’”, contestó.

De esta forma deja en claro que su posición al respecto es opuesta a las declaraciones del ex mandatario y concluyó: “Con gente sin escrúpulos, con gente sin principios, como son estos delincuentes, es imposible cualquier tipo de negociación, cualquier tipo de trato, y sería contrario al principio del Estado mexicano”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba