Información

AMLO inicia la despolarización del país: Villamil

Por Luz Marina Moreno Meza / Carlo Aguilar

La decisión que tomó Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de aceptar la invitación y aparecer en el noticiario estelar de Televisa el miércoles 16 fue “algo muy inteligente”, porque se dirigió a las audiencias “más que a la empresa”, manifestó Jenaro Villamil, reportero y articulista de la revista Proceso y autor del libro Si yo fuera presidente.

“Lo que hizo fue una cosa que me pareció muy inteligente. (Estuvo) en el mayor espacio de audiencia de los noticiarios, que no olvidan los agravios, que están ahí, pero también les deja el beneficio de la duda y al final de cuentas lo que él estaba haciendo era hablarle a la audiencia, más que a la empresa.

“Es una estrategia política que me parece es adecuada en el momento de que él está planteando irse corriendo hacia el centro del espectro político”, expresó Villamil.

En entrevista con este medio el jueves 17 de noviembre, reconoció que otro acierto de López Obrador es que está encabezando la “despolarización” de los potenciales electorales, cuando durante años él ha sido señalado como quien fomentó la polarización.

–¿Qué clase de beneficios le traerá al político tabasqueño profundizar y reiterar en su discurso la denominada “República del Amor”?

–Creo que también es una estrategia (…) no le veo mayor problema decir si es una República al amor o de la fraternidad, como él corrigió ayer. Le veo eficacia en la medida en que este país en los últimos cinco años lo que más ha tenido pues son mensajes, información sangrienta, tensión, polarización.

Me parece que lo interesante de este asunto es que el candidato o el político que fue responsabilizado por Televisa o por otros grupos como responsable de la polarización ahora está encabezando una despolarización.

Cuestionado sobre las posibles razones que motivaron a Televisa para abrirle un espacio a AMLO en el noticiario de Joaquín López Dóriga, el autor del libro El sexenio de Televisa manifestó que esto obedece a un intento por “lavar su imagen”.

–Desde su punto de vista, ¿considera que la empresa de Emilio Azcárraga Jean trae algo “entre manos” contra AMLO después de lo sucedido ayer (miércoles 16)? ¿Es parte de una estrategia?

–No creo que les convenga ahorita adelantar una “guerra sucia”. En el 2006 ellos lo hicieron porque formaban parte de un acuerdo que hicieron con el candidato y futuro Presidente Felipe Calderón.

Televisa es una empresa que tiene intereses y entre los intereses que tiene es no abrirse un flanco en donde pueda ser vulnerable a las críticas de un candidato que está creciendo.

Por otro lado también ellos necesitan lavarse la imagen después de la muy obvia campaña y del apoyo que siguen teniendo con Enrique Peña Nieto en función no de que sea su candidato, sino que es el político que les ha dado más recursos en convenios publicitarios para promover su imagen. Televisa lo que tiene son negocios.

–¿Cómo entender que Televisa concedió espacio y una entrevista en su noticiario estelar a AMLO después del trato que le ha dado?

–En primer lugar porque ellos no pueden evadir a un sector de la población y del electorado que está a favor de Andrés Manuel López Obrador, un sector del voto de izquierda. A ellos (Televisa) les urge ahorita tener credibilidad. Ya entramos a una fase del proceso federal electoral y es evidente que Televisa aparte del rating, la publicidad que le dan los políticos y las empresas privadas, necesita credibilidad. Creo que es una medida.

“PAN o PRI tendrán que marcar diferencias con el gobierno de Calderón”

De acuerdo con el ex coordinador de Asuntos Especiales del periódico La Jornada, Enrique Peña Nieto “le está robando el discurso y las causas al PAN, y evidentemente al partido gobernante, al gobierno de Calderón.

“Lo que yo vislumbro es que una de esas dos fuerzas PAN o PRI va a tener que marcar su diferencia frente al gobierno de Calderón para ser eficaces. Si no lo son, esto va a permitir mayor crecimiento de la candidatura de izquierda”, señaló.

En lo que se refiere al desarrollo del proceso electoral durante el 2012, a partir de los cambios jurídicos que se concretaron en la reforma de 2007, el autor de la columna “República de pantalla” advirtió que no hay que congratularse ante la nueva normativa, porque se trató de “un parche” debido a que no se han incorporado derechos para las audiencias, como lo pudiera ser el derecho de réplica.

–¿Qué nuevos retos o desafíos se esperarán del duopolio Televisa-Tv Azteca en su intento por burlar la reforma electoral de 2007?

–Ya lo vemos. Están descontentos con la reforma del 2007-2008; van a tratar de revertirla. Va a ser muy difícil revertirla antes de las elecciones de 2012. Están presionando al IFE y al Tribunal Electoral, y están presionando a los candidatos para que respondan a su agenda.

Lo que me parece interesante es que el único precandidato ahora y que les ha dicho que va a modificar esa reforma del 2007-2008 es Enrique Peña Nieto; eso lo dijo en la reunión de la CIRT.

–A pesar de que en la reforma electoral del 2007 se estipulaba mejorar el marco legal del derecho de réplica en el país, esto no ha sucedido. ¿Por qué? ¿A quién no le beneficia fortalecer el derecho de réplica?

–Como otros asuntos, el derecho de réplica quedó en la congeladora del Congreso, precisamente por las presiones de las dos televisoras. Es ahí donde no se concretó el proceso de democratización del régimen de medios electrónicos en México.

Nada más tenemos un parche, que es la reforma electoral, donde le dan atribuciones al IFE para regular en tiempos electorales los medios electrónicos, pero no se cambió la estructura de la propiedad y de la concentración de los medios electrónicos. Al contrario, se fortaleció. Tampoco se incorporaron muchos de los derechos que se necesitan en términos legales para evitar la discrecionalidad. Entre esos derechos está el derecho de réplica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba