Información

AMLO recibe un país sostenido por alfileres: Pastrana

Para Pastrana, a diferencia de sus antecesores, las políticas de López Obrador no estarán basadas en el capital ni serán “neoliberales” sino “sociales”. Sin embargo, reconoce que Peña Nieto entrega al nuevo gobierno “un país sostenido por alfileres”

Después de años de lucha social, de ser la cara más visible de la oposición mexicana y de participar en las últimas tres elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se convirtió en el presidente de México; el más votado en la historia, con más 30 millones de sufragios.

El discurso conciliador del tabasqueño y la promesa de acabar con la corrupción y la violencia que imperan en el país, así como el hartazgo general para con la añeja clase política, logró convencer al 53 por ciento de los electores que fueron a las urnas, lo que le otorgó la mayoría en 31 estados de la República y en todos los estratos sociales. Asimismo, la ola de adhesiones a Morena, su partido político, le brindó también la mayoría en ambas cámaras del Congreso de la Unión.

Sin embargo, tras casi 80 años de gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y 12 de Acción Nacional (PAN), académicos consultados por Tribuna de Querétaro consideran que le entregarán a López Obrador un país “sostenido por alfileres”, con un sinnúmero de desafíos que el nuevo gobierno federal deberá enfrentar.

Ante ello, los académicos que evaluaron el sexenio pasado coinciden en el rotundo fracaso en materia ambiental, de seguridad y económica, entre muchos otras. Tras el malogrado regreso del PRI a la presidencia y la limitada baraja de alternativas, 30 millones de mexicanos decidieron —como en el eslogan de campaña— poner en los hombros de ese hombre sus esperanzas de un cambio social y democrático que saque al país del vórtice caótico en el que se encuentra actualmente.

Del “primero los pobres” al consejo empresarial

Una de las banderas de campaña de López Obrador es el separar “el poder económico del poder político”, como lo ha dicho en distintas oportunidades. Así, aunque ha tenido diferencias con algunos empresarios, el presidente se ha acercado a algunos otros y negociado con quienes se encargaban de construir el Aeropuerto de Texcoco para que construyan el de Santa Lucía.

Así, mientras la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se muestra verdaderamente crítica y en oposición a López Obrador, otros como Alfonso Romo ya están dentro de su gabinete y —algunos más como Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca, o Bernardo Gómez Martínez, de Grupo Televisa— están virtualmente incluidos en su consejo empresarial. Lo anterior pese a que ha sostenido hasta el cansancio el “primero los pobres” como motor del desarrollo del país.

Para Alberto Pastrana Palma, economista de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), esta es una estrategia “inteligente” del presidente. “Sería muy tonto pelearse con toda la cúpula empresarial. Creo que es una cuestión de estrategia: encontrar aliados en el área donde, él siempre había especulado, estaba la ‘mafia del poder’”, sostuvo.

Asimismo, considera que esta es una estrategia para conseguir aliados en todos los estratos sociales. “Ha evitado entrar al plano de la confrontación y más bien ha intentado conciliar en algunos aspectos y con ciertas personas para no ser un presidente aislado”, consideró. En ese sentido, ejemplificó con el tema del ya cancelado Aeropuerto de Texcoco, cuya consulta para decidir su destino contó con la férrea oposición de la Coparmex, pero que finalmente terminó en una exitosa negociación con los concesionarios del aeropuerto.

Asimismo, Pastrana también refirió que es necesario afinar el proceso de consulta popular para dar certeza al proceso, “aspirar a una consulta que fuese certera y terminante” y cuyas deficiencias no generen incertidumbre en los mercados. Sin embargo, también advirtió que se debe tener cuidado con el “sensacionalismo” de los medios de comunicación y grupos empresariales. “De buenas a primeras, que un presidente que ha sido electo y que todavía ni empieza tenga tanta atención (…) Se nota el golpeteo”, señaló.

Peña Nieto, promesas incumplidas

Para Alberto Pastrana Palma, presentador del programa ‘Economía al Día’ de TVUAQ, el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto se convirtió en una hecatombe de promesas rotas o incumplidas. Como recuerda el académico, una de las promesas fue la eliminación de los gasolinazos, pero la historia terminó con la liberalización de los precios de las gasolinas gracias a la reforma energética.

“Se esperaba que la libre competencia redujera los precios, pero no fue así. Hacia el final del sexenio, por algunas semanas se han eliminado subsidios en la gasolina; lo que la ha hecho aún más cara, y evidentemente esto repercute en el bolsillo del ciudadano de a pie”, consideró. En ese sentido, Pastrana identificó esta política como una de las que sepultaron la popularidad del expresidente.

Además, la economía empeoró desde el inicio del pasado sexenio. Desde 2012 el peso mexicano perdió la mitad de su valor frente al dólar estadounidense. Al iniciar el sexenio se hallaba cerca de los 13 pesos y estos últimos meses ha oscilado entre los 19 y 21 pesos.

Para Pastrana, a diferencia de sus antecesores, las políticas de López Obrador no estarán basadas en el capital ni serán “neoliberales” sino “sociales”. Sin embargo, reconoce que Peña Nieto entrega al nuevo gobierno “un país sostenido por alfileres”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba