Información

Aquesex: 25 años de romper tabúes

El asesinato de Octavio Acuña, miembro de Aquesex, marcó un parteaguas para la organización. Aunque el constante acoso hizo desertar a algunos, también representó un blindaje, manifestó la actual coordinadora, Alejandra Martínez Galán.

La dignificación de los derechos sexuales y reproductivos de las personas; prevención, atención y detección del VIH/Sida, así como denunciar el hostigamiento y crímenes de odio hacia las mujeres y comunidad LGBT+. Éstas fueron algunas de las motivaciones que dieron pie a la Asociación Queretana de Educación para las Sexualidades Humanas (Aquesex) hace ya 25 años.

Fue el 31 de agosto de 1993 cuando se consolidó formalmente esta organización de la sociedad civil, en un contexto caracterizado por la aparición de una nueva problemática de salud pública: el VIH/Sida; aquellos que contraían el virus estaban condenados a una estigmatización y vida de discriminación.

Así lo recuerda Lluvia Cervantes, quién desde esa época ya vivía inmersa bajo un ambiente de activismo pues su madre, Elizabeth Contreras, fue la fundadora de Aquesex: “Un contexto de muchos tabúes y de mucho miedo sobre el tema, porque era algo que apenas se estaba nombrando en Querétaro, pero que parecía algo muy ajeno”.

Era evidente la desinformación sobre el tema cuando llegó a Querétaro, inclusive de instituciones oficiales como la Secretaria de Salud: “Implicaba una necesidad muy concreta, por parte de la sociedad civil organizada y de instituciones como la UAQ [la Universidad Autónoma de Querétaro], específicamente desde la Facultad de Psicología, para poner en la mesa estos temas: el VIH, el derecho a la no discriminación de cualquier persona y el cómo poder darle la vuelta al miedo y al tabú a la palabra sexualidad”, recordó Cervantes.

Se dio un proceso de profesionalización progresivo de quienes se involucraron en atender y visibilizar estos temas. Observaron que no sólo era necesario hacerlo desde la Facultad de Psicología, sino formarse en la sexología para educar en las sexualidades. Una de esas personas es Elizabeth Contreras, quien fungía como docente de la UAQ: “A partir de ahí se organizan para hacerlo desde la sociedad civil y, de manera formal, Aquesex en 1993, para que se constituyera legalmente”.

La profesionalización

Lluvia Cervantes, también coordinadora en Querétaro de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser), contó que los primeros colaboradores en Aquesex fueron Modesto Cervantes -esposo de Elizabeth Contreras- Olga Jasso, Alfonso Jasso, María Luisa Mora y María de la Luz Obregón. Esta última era responsable del centro de hemoterapia, un antecedente del Centro Ambulatorio de Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) o lo que después fue la Coordinación Estatal de VIH:

“Pasaron muchas cosas a la vez; yo era entre niña y adolescente. Había muchas personas estudiando, eran alumnos de mi mamá. Cuando empiezan con el proceso de formación y prácticas, muchas de las personas que formaron parte de Aquesex primero estaban pasando por el servicio de prácticas sociales desde la Facultad de Psicología como estudiantes. En su momento estuvo, Juan Carlos Manríquez o Juan Carlos García Ramos, recuerdo muchos nombres. Después descubren esta vena para ser activistas sobre problemáticas muy concretas como la falta de acceso para las sexualidades o que no hay garantía de los derechos sexuales y reproductivos todavía en Querétaro”.

Lluvia Cervantes recordó su participación formal en la asociación; por un lado desde la influencia de sus padres y también desde su formación como estudiante universitaria, la cual la llevó a dirigir Aquesex por algún tiempo: “Mi caso fue curioso, yo crecí con una mamá que ya se estaba formando como educadora para las sexualidades y de muy chavita me llevaban a pláticas en escuelas”.

Compartió un recuerdo de su niñez: Durante alguna conferencia de su madre, en vez de jugar con globos, lo hacía con condones. “Me di cuenta que me estaba llamando la atención no sólo por el contexto familiar”, señaló. Recordó la fundación durante 1989 del Diplomado en Sexualidades Humanas, que se imparte en la Facultad de Filosofía y que actualmente coordina: “De ahí me integro a Aquesex formalmente para participar ya en las pláticas o en los proyectos”.

Octavio Acuña, parteaguas

Uno de los mayores golpes que recibió Aquesex es el asesinato de Octavio Acuña el 21 de junio de 2005, quien era miembro de la asociación. Esto significó una reconfiguración en el activismo, no sólo dentro de la organización sino a nivel local: “Cuando matan a Octavio varias personas que estaban en Aquesex decidimos entrarle de forma más directa y confrontar las versiones oficiales que había desde gobierno o quienes se encontraban investigando el caso. Allí es cuando vemos un parteaguas desde el trabajo, mucho más en exigencia desde el activismo y de la resolución del crimen; que incluso fue internacionalmente demandado como un crimen de odio por homofobia”.

Cervantes Contreras expresó que Octavio era un compañero que además ya tenía difusión de su trabajo como activista en redes nacionales de derechos en donde ya había dado una rueda de prensa y una marcha contra la homofobia que se conmemora cada 17 de mayo en el mundo. “Cuando él decide defender y exigir sus derechos mete una queja por un proceso de discriminación por parte de policías aquí en Querétaro y desde su exigencia vemos que se recrudecen las intimidaciones en su contra y creemos que desde ahí se generan las órdenes en su contra de matarlo”, señaló Cervantes Contreras.

A pesar de que este activismo se intensificó a partir del asesinato de Octavio Acuña, también dio lugar al mayor hostigamiento que ha vivido la asociación a lo largo de sus 25 años: “A partir de esto, muchas personas dejaron de hacer activismo, muy poquitas personas nos quedamos solas en seguir con la exigencia y en la implicación, también a nivel afectivo porque era un compañero querido, era como hijo de mi madre”.

Por su parte, Alejandra Martínez Galán, actual coordinadora de Aquesex, consideró que el hostigamiento del Estado en el caso de Acuña se debió a que los activistas no quitaban “el dedo del renglón y de decir que había sido un crimen de odio. Nos mataron a un compañero y me parece que eso de pronto te blinda de cualquier cosa. El asesinato de Octavio de pronto nos dejó blindados para cualquier cosa que sucediera”.

Si no era Aquesex, ¿quién entonces?

La organización ha estado en procesos claves para la defensa de los derechos sexuales y reproductivos, ya sea directamente o en conjunto con otras organizaciones civiles. Destacan el tema del aborto en 2009; el primer matrimonio entre personas del mismo sexo que se efectuó en Querétaro durante 2014; la primera resolución en el estado para un cambio de identidad y sexo de Ilsa Aguilar Bautista, esto en 2015.

Martínez, miembro desde 1998 de Aquesex, puntualizó: “También el asunto de la familia, cuando quisieron blindar constitucionalmente que familia solo era papá, mamá e hijitos, que también logramos revertir. Y aunque hay una diversificación, no todas las organizaciones civiles salen públicamente a posicionarse. El posicionamiento público es complejo porque puede implicar a que se te cierren las puertas o se te abran. Posicionarse públicamente en temas como el aborto, la diversidad sexual, la transexualidad son temas que cimbran a una sociedad como la queretana, y si no le entrábamos nosotras no había quien”.

A partir de esto, Martínez Galán explicó que estos posicionamientos han llevado a que Aquesex sufra otro tipo de intimidaciones como en el 2009, pues debido al tema del aborto llegaron a recibir amenazas de muerte: “El asunto es que no nos toman en cuenta o no nos invitan porque no formamos parte de ciertos espacios o sabemos que estamos vetadas. No tenemos acceso a financiamiento como muchas otras organizaciones, pero en realidad hemos llevado a cabo nuestro trabajo sin muchas complicaciones”.

Implementación coordinada

Para Eric Morales, leer el libro Homofobia: odio, crimen y justicia en donde vienen cuatro casos de crimen de odio en México -entre los cuales se menciona el caso de Octavio Acuña- fue de donde nace el interés por integrarse a Aquesex. Así es como desde 2014 se ha convertido en miembro activo de la organización: “Justo ese año traían dos proyectos encaminados a la prevención. El primero era sobre la aplicación masiva de pruebas rápidas de VIH y el segundo era sobre la aplicación de insumos para la prevención”.

Entre otros proyectos que han encabezado, Eric Morales mencionó que en 2016 pudo coordinar un proyecto para la prevención del VIH pero enfocado a la población “HSH”; es decir, de “hombres que tienen sexo con otros hombres. De ahí he coordinado para CENSIDA [el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA], que desde hace dos años dejó de dar recursos a Querétaro, y así vamos colaborando. Es decir, quien realice el proyecto es quien coordina y los demás vamos ayudando a la implementación del proyecto ya sea con jornadas”.

Gobierno ‘medieval’ impide avances

Alejandra Martínez consideró que las campañas que han realizado para jóvenes o en comunidades manifiesta la gran necesidad que existe de campañas como las enfocadas a prevenir la violencia en el noviazgo: “Una vez hicimos un podcast sobre cuestiones de sexualidad para las chavas, fue muy lindo. También tuna vez hicimos un programa de radio por internet para hombres gays”.

Martínez también destacó: “De pronto somos tan pequeñas las organizaciones, frente a tantas necesidades, que nunca vamos a impactar positivamente para otras personas. La gente responde bien por las grandes necesidades, el problema en realidad es el gobierno que vive en el medievo y no permite que estas cosas avancen”.

“Somos poquitas personas y, justamente como no tenemos un presupuesto y la gente que colabora tiene que comer, la mayoría de las que estamos aquí tiene otro trabajos; pero seguimos con los proyectos y también vemos que no se salgan de nuestras utopías”, manifestó.

“Hay una cifra en donde dice que más o menos las organizaciones de la sociedad civil sólo se mantienen cinco años, porque es muy complicado obtener financiamiento. Nunca hemos recibido ningún recurso y aunque quisiéramos tener mucho para seguir trabajando y darle la vuelta, en Aquesex tenemos gente muy preparada”, concluyó Martínez Galán.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba