Información

Arroyo Seco y Landa, únicos municipios sin COVID-19

En el corte correspondiente al 21 de mayo el municipio de Huimilpan confirmó un caso de COVID-19, mientras que Pinal de Amoles confirmó 2.

La directora de Servicios de Salud del estado, Martina Pérez Rendón, informó que de todo el estado de Querétaro sólo los municipios de Arroyo Seco y Landa de Matamoros permanecen sin casos confirmados de COVID-19, aunque ambas demarcaciones tienen casos sospechosos. La curva epidémica de la entidad mantiene una tendencia ascendente.

En el corte correspondiente al 21 de mayo el municipio de Huimilpan confirmó un caso de COVID-19, mientras que Pinal de Amoles confirmó 2.

El día anterior, Huimilpan ya presentaba 6 sospechosos y el municipio serrano un total de 16. Aunque Arroyo Seco y Landa de Matamoros en la Sierra Gorda permanecen sin casos confirmados, tienen 9 y 2 casos sospechosos respectivamente y están en riesgo por colindar con demarcaciones que ya tienen contagios en Querétaro y otros estados.

La funcionaria aseguró que “mientras más muestras tomemos, más casos vamos a encontrar” y aunque reconoció que la tasa de incidencia va en aumento, explicó que “se espera que hasta el 80 por ciento del total de casos sean ambulatorios y sólo requieran vigilancia en su domicilio”; para el resto será necesaria hospitalización aunque no necesariamente se llegue a la intubación, sino que se dará el tratamiento que corresponda a las condiciones de cada paciente.

No esperar a cuadros graves

Frente el eventual reinicio de actividades esenciales el 1 de junio, Pérez Rendón advirtió que “si la sociedad se desboca y sale sin ningún criterio nuevamente a las plazas, a los jardines o a comprar cosas no esenciales, el trabajo que hemos hecho tanto gobierno como sociedad estos meses y estas semanas se va a perder”. Detalló que la ocupación hospitalaria será “el sensor” para medir el posible aumento de casos derivado del regreso paulatino a las actividades.

No esperar y acudir por atención médica

Ante el aumento de defunciones por COVID-19, con un total de 68 al corte del 21 de mayo, la directora de Servicios de Salud reconoció que han tenido casos de pacientes que fallecieron a las pocas horas de haber llegado a la unidad hospitalaria y explicó que se debe a que “llegaron con un grado de proceso inflamatorio bastante avanzado y un daño pulmonar muy severo”, por lo que “realmente hubo poco que ofrecerles”.

En ese sentido, llamó a “no esperar a tener cuadros graves de dificultad para respirar” y exhortó a la población a acudir a la unidad hospitalaria “en cuanto empezamos a tener un poquito de molestia o que pueda haber dolor torácico y que la fiebre no se controla”. A esos síntomas agregó que si el paciente sabe que padece hipertensión, diabetes u obesidad no debe esperar pues son las comorbilidades más comunes relacionadas a la complicación de coronavirus.

Respecto a los pacientes que acudan sin un cuadro de dificultad respiratoria, puntualizó que “seguramente cuando vayan ya van a presentar un daño pulmonar y esto obliga a que haya un seguimiento más estricto”. Enfatizó en que es poco probable que a estos pacientes se les retenga internados: “pero le vamos a pedir que regrese al día siguiente o en dos días para detectar el avance de ese proceso y probablemente se le agregue algún otro medicamento aparte del paracetamol”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba