Información

Asesinato de comunicadores, alta impunidad y control autoritario de medios: dramático diagnóstico de Artículo 19

En México no se puede hablar de democracia cuando las libertades de expresión, de información, de asociación y participación no son garantizadas por el Estado, advirtió Ana Cristina Ruelas, directora para México y Centroamérica de la organización independiente Artículo 19.

La libertad de expresión, que es una de “las patas” fundamentales de la democracia, se ve vulnerada por el asesinato de periodistas. “México es el país más peligroso para ejercer el periodismo”: tan sólo en 2017 fueron asesinados 12 periodistas y en el sexenio de Enrique Peña Nieto se han registrado casi dos mil agresiones contra estos profesionistas. Y de tales agresiones, casi la mitad, el 48 por ciento, fueron “cometidas por agentes del Estado”, puntualizó.

Según Artículo 19, desde el año 2000 han desaparecido en México 24 periodistas y han sido asesinados 111, lo que lo convierte en el país más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo y el segundo lugar en el planeta.

Sale más barato matar periodistas que hacer un buen gobierno”, dijo, parafraseando a German Espino, investigador de la FCPS de la UAQ, quien hace años había dicho que para los gobernantes salía más barato comprar a los medios que gobernar bien.

Además, el informe “Democracia Simulada”, publicado por esa organización, destaca que el 99.6% de los asesinatos a comunicadores ha quedado impune: crímenes como el de Miroslava Breach en marzo de 2017, baleada frente a su hijo al salir de su casa en Chihuahua; o Javier Valdez, asesinado a balazos en mayo del mismo año mientras se dirigía a su trabajo; o más recientemente Leobardo Vázquez, veracruzano asesinado en su domicilio el último 21 de marzo, que se suma a los crímenes de Carlos Domínguez, en enero en Tamaulipas, y Pamela Montenegro, en Guerrero.

Otro importante pilar de la democracia, precisó Ruelas, es el derecho de acceso a la información, vinculado al acceso de la población a internet. Según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (2017), tan sólo el 63 por ciento de la población mayor a seis años tiene acceso a internet, lo que implica que cerca de 45 millones de personas no cuentan con este servicio.

Otro tema sensible para Artículo 19, y que Ruelas incluye como parte del acceso a la información, es el uso de la publicidad oficial como “herramienta de control de información” por parte de los gobiernos, lo que termina por convertir al funcionario que eroga el recurso en “el verdadero jefe del reportero”.

Según datos de la Secretaría de la Función Pública, el gobierno federal ha gastado cerca 40 mil millones de pesos (mdp) en publicidad oficial desde 2013 y hasta 2017, dinero cercano al presupuesto asignado este año a Medio Ambiente y Recursos Naturales (37 mil mdp), superior al de la Secretaría de Marina (31 mil mdp) y 20 veces superior a lo asignado a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (2 mil mdp). Ese monto equivale al presupuesto de egresos del Estado de Querétaro para 2018.

En ese mismo sentido, este semanario publicó en abril de 2018 que el gobierno de Francisco Domínguez admite el gasto de 136 millones de pesos en publicidad oficial desde 2015, cantidad cercana a lo destinado por el Instituto Electoral del Estado de Querétaro para el proceso electoral de este año (131 mdp).

Para Ana Cristina Ruelas, la publicidad oficial recuerda aquel dicho de “plata o plomo”, ya que “México es uno de los países que más dinero gasta en los medios para cambiar las narrativas de verdad en narrativas oficiales”. Ello ha pervertido la obligación legal de los gobiernos de informar a la sociedad sobre sus actividades al transformarla en formas de “control indirecto y político de la opinión pública”.

“Mientras no se acabe la relación tan perversa que existe entre gobierno y los medios de comunicación, México no va a cambiar”, aseguró Ruelas. Lo anterior, sostuvo la activista, “es un instrumento del autoritarismo” y “mientras el gobierno controle la información que le llega a la gente, tal cual, puede seguir operando por siglos”.

Un puntal más de la democracia es la participación y el derecho de asociación; empero, la gente “no denuncia por miedo, la gente no puede participar en lo más básico que es la denuncia” en un país donde, según el Índice Global de Impunidad México 2018, el 99 por ciento de los delitos no se resuelve.

Además, con respecto al proceso electoral, la activista lamenta que “mucha gente no puede salir votar por miedo”. En el tema de asociación y participación México ha roto sus propios récords; con el asesinato de José Remedios, candidato a la alcaldía de Apaseo el Alto, Guanajuato, se une a los casi 90 políticos asesinados desde que inició el proceso electoral en septiembre del año pasado.

Entonces, ¿hay democracia en México?, se le preguntó. “No. Desde mi perspectiva no la hay. Puede ser que estemos avanzando hacia un proceso democrático, pero no existen libertades democráticas”, consideró Ruelas. Los periodistas forman parte “del presente y del futuro de un país” y “la reivindicación de la libertad de expresión” tiene que ver con que la sociedad asuma “que no sólo se trata de un trabajo, sino del ejercicio de un derecho humano, con impacto en la vida de muchas personas”, puntualizó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba